lunes, marzo 14, 2016

palabra de bonnefoy



 


Pues la poesía sólo puede ser un acercamiento parcial, que reemplaza el objeto por una sencilla imagen y nuestras emociones por una expresión verbal, lo que resulta en una pérdida de la experiencia íntima. Por otro lado, no hay nada antes del lenguaje, pues no hay consciencia (y, por tanto, no hay mundo) sin un sistema de signos. De hecho, es el ser parlante el que ha creado este universo, incluso si el lenguaje le excluye de él. Esto significa que por medio de las palabras se nos priva de una intimidad real con lo que somos, o con lo que es el Otro. Necesitamos la poesía, no para recuperar esa intimidad, lo que es imposible, sino para recordar que la echamos de menos y para demostrarnos a nosotros mismos el valor de aquellos momentos en los que somos capaces de encontrarnos con otras personas, o con los árboles, o con cualquier otra cosa, más allá de las palabras, en silencio.

Yves Bonnefoy, Entrevista en The Paris Review

1 comentario:

Indigo Horizonte dijo...

Miro. Leo. Veo... y me veo.