martes, julio 01, 2008

un poema de jorie graham

De su libro Never (2002). Un texto en el que están, de una u otra forma, Eliot, Elizabeth Bishop y toda la tradición anglosajona de la poesía de la naturaleza. Fue objeto de una conferencia a dos voces que di con Julián Jiménez Heffernan en Córdoba, en el verano de 2005. Tradujimos el poema por separado, luego nos reunimos para intercambiar impresiones, y finalmente entonamos un dueto algo desordenado del que sólo recuerdo con claridad la referencia de Julián a las líneas finales de «La estatua del jardín botánico», de Radio Futura: «Con mi pensamiento sigo el movimiento / de los peces en el agua». No es mal comienzo para entrar en estos versos.

Esta es la versión que conseguí rescatar de mis notas hace tres meses. Le di un par de vueltas más y así quedó.


Plegaria

Tras el pretil del muelle observo las pequeñas carpas, son miles, arre-
molinándose, tropel de músculos minúsculos, pero también, sin
medios para crear una corriente, haciendo de su unísono (girando,
[replegándose,
entrando y saliendo al unísono de su unísono), haciendo de sí mismas
una corriente visual que no pueden mecer ni transportar en sus
diminutas fracciones las vueltas y revueltas del agua, los ciclos
con que las estelas de los barcos llegan por fin al muelle, allí donde
golpean una resistencia más honda, agua que parece romper contra
sí misma (tiene esas capas), una corriente real aunque en su mayor parte
invisible que envía a lo visible (las carpas) un movimiento
[enflechado que impone cambio—
esto es la libertad. Esta es la fuerza de la fe. Nadie consigue
lo que quiere. Nunca vuelves a ser el mismo. El anhelo
es ser puro. Lo que obtienes es ser cambiado. Cada vez con más fuerza,
al hilo de minutos fulgurantes en los que el infinito se enhebra a sí mismo,
también el olvido, por supuesto, las réplicas de algo que sucedió
en el mar. Aquí, manos llenas de arena, dejando que se escurra
al viento, echo un vistazo al pasar y digo ten, esto es
lo que he salvado, deprisa, tómalo. ¿Y si me pongo a escuchar
ahora? Escucha, no estaba diciendo nada. Fue sólo
algo que hice. No pude escoger las palabras. Soy libre para irme.
Por supuesto, no puedo regresar. No a esto. Nunca.
Es un fantasma posado en mis labios. Aquí: nunca.


Versión de J. D.

1 comentario:

taun dijo...

Hola Jordi,
soy Ernesto, del curso de poesía y filosofía.

Me alegra mucho encontrarte por este mundo virtual. De nuevo quiero agradecerte las ponencias preparadas y la densidad del curso.

No se si posees alguno de los discursos. De así serlo te agradecería los publicaras por aquí o me los mandaras a mi correo (taunesco@gmail.com).

Me gustaría sobre todo echarle un vistazo a la conferencia de Jose Manuel Cuesta Abad, y a la de Pérez Tudela.

Un saludo.