viernes, noviembre 13, 2009

el buen gregario

Todo a medias, como siempre. No ha logrado aprovechar bien el tiempo ni perderlo del todo, a conciencia, a fin de sacar algo del río revuelto. Tiene la fertilidad del término medio clavada en la garganta, como una espina.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

que alegría que vuelvas

Ada dijo...

El termino medio, para mí, implica que el miedo anda muy cerca, entonces no te dejas llevar hasta el final y tampoco retrocedes, estás ahí, esperando, en el centro.
Saludos.

Jordi Doce dijo...

Muy cierto, Ada. Y gracias por tu alegría, anónimo. Algunos amigos me escribieron, preocupados por mi silencio. Pero no era nada grave, sólo el exceso de trabajo, una confluencia de deberes y responsabilidades que anuló, por unos días, esa zona del cuerpo y de la mente que asoma en esta página. Saludos, J12