martes, enero 12, 2010

el silbido del verano,

la sombra (de lo que fuimos). Podrían ser dos versos, el comienzo o el final de un poema, pero es el resultado de unir el título de un texto en el que llevo trabajando un tiempo con el nombre de la revista virtual que ha tenido la gentileza y la generosidad de publicar sus primeras páginas, un adelanto quizá prematuro pero que me hace, para qué negarlo, mucha ilusión. A veinticinco años de distancia, el pasado se convierte en una ciudad cuyas calles recorres con aprensión y vaga familiaridad. Hay que caminar muy despacio, sin ansiedad, para que los recuerdos despierten a un ritmo habitable y se engarcen, uno a uno, a tus propios pasos. Se trata, en fin, como tantas otras veces, de construir un paseo.

Por cierto, toda la revista puede descargarse en pdf. No dejéis de explorar este último número (que hace el 12, curiosa y ególatramente); no tiene desperdicio.


.

3 comentarios:

Juan Antonio Millón dijo...

Jordi, es muy interesante la descripción de tu estancia en Grinell, muy sutil en los detalles, creando ese ambiente de apacibilidad y turbación controlada de esos dos mundos que "fluyen" en un mismo espacio sin llegar a colisionar. ¡Qué gran cantante Joni Mitchell! He escuchado, leyendo tu texto, "The Hissing of Summer Lawns", genial. He recordado "Just Like Me".

tatiana dijo...

Hola¡
Permiteme presentarme soy tatiana administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y está genial, me encantaría contar con tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
tatiana.

Juan Antonio Millón dijo...

De paseo por tu blog, Jordi, veo en la columna de la izquierda el anuncio de un acto que se celebró en el Círculo de Bellas Artes. Son estas cosas las que hacen que envidie a los que viven en Madrid, por tener la grata posibilidad de acercarse a escuchar a esos dos poetas griegos. Enhorabuena por el ciclo. Acercar la poesía europea, poder escuchar y departir con creadores de otras culturas, de otros lenguajes, me parece una estimadísima idea, Jordi.