sábado, enero 02, 2010

frontera

Primer sábado del año en el Muro. La gente pasea tranquila y bien vestida junto a un mar oscuro y mercurial, imantado por la luna llena que hace dos noches vimos inmensa y colgada sobre la ciudad. Me conmueve el contraste entre la formalidad del paseo y la violencia del agua, como si camináramos junto a la caseta de las fieras en un zoo. Esa convivencia de la ciudad y la jungla, la densidad del agua violenta, su vegetación de espuma y olas voraces.

7 comentarios:

A. dijo...

Es una imagen magnífica.
A.

José Luis Gómez Toré dijo...

Un texto muy hermoso. Feliz año.

Jordi Doce dijo...

Gracias a los dos, de corazón. Y muy feliz año. J12

Juan Antonio Millón dijo...

Estos días releo la novela de Vintila Horia, Dios ha nacido en el exilio, y tu tribulada y bella imagen de la frontera, Jordi, me ha recordado las asechanzas y la quietud de Ovidio, allá en el limes extremo, asediado por los getas, añorando su Roma. Esperando, siempre, a los bárbaros. Un feliz 2010.

Jordi Doce dijo...

No conozco esa novela, Juan Antonio. La buscaré. De todos modos, creo que atribuyes a un simple fragmento de observación demasiadas cualidades...

Sospecho también que disfrutarías mucho con "El mar de las Sirtes" de Julien Gracq. Si no la conoces, búscala. Es una delicia. J12

Jorge dijo...

Por favor, busco sitios para leer textos un tanto actuales de escritores importantes, pero todo está bajo copyright, ¿no hay nada bajo copyleft?

Jorge dijo...

Por favor, busco sitios para leer textos un tanto actuales de escritores importantes, pero todo está bajo copyright, ¿no hay nada bajo copyleft?