miércoles, junio 23, 2010

la ciudad consciente


En un mundo ideal uno escribiría siempre lo que quiere, no lo que puede. Y haría los libros conforme a un plan y ese plan no cambiaría con el tiempo, sino que abriría espacios en ese mismo tiempo para imponer nuestro deseo. La realidad, al menos en mi caso, es muy distinta. Desde hace algún tiempo los libros se organizan a su gusto a partir del material que voy reuniendo casi sin darme cuenta: notas dispersas, poemas, ensayos y traducciones… Todo cobra forma por azar o al dictado de circunstancias que me rebasan, y el resultado final aparece sólo cuando quiere, o cuando me necesita para completarse. No es que los libros se hagan solos (su esfuerzo me ha supuesto escribirlos, después de todo), pero sí que llegan a su término por caminos o carriles que nunca habría supuesto.

El ejemplo más inmediato es La ciudad consciente, el libro que acaba de publicar Vaso Roto gracias a la generosidad de Jeannette L. Clariond y Martín López-Vega y que reúne mis trabajos sobre T. S. Eliot y W. H. Auden, dos poetas a los que he traducido a lo largo de más de diez años y que han terminado acompañando y condicionando muchas de mis reflexiones sobre poesía contemporánea. Sin darme cuenta, cada uno de los ensayos que componen el libro iba completando o respondiendo al anterior, de forma que el conjunto dibuja un territorio cuya coherencia, si la tiene (y espero por mi bien que la tenga), responde más a la evolución de su autor en el tiempo que a ningún plan preconcebido. Son tres ensayos sobre Eliot (uno global sobre su toda su obra, otro centrado en el poema «Marina», y otro más sobre los motivos recurrentes que animan su poesía inicial), dos sobre Auden, y una breve introducción que trata de explicar o de justificar el interés que estos dos poetas siguen teniendo para mí.

El libro se ha retrasado mucho y ve la luz en fechas comprometidas, cuando acaba de terminar la Feria del Libro y el verano oficial ya está en marcha. No sé muy bien qué puede ser de él en un país donde se publican más de setenta mil títulos anuales y en el que la crítica literaria tiene una presencia casi testimonial en las librerías y en el horizonte de los lectores de poesía. Presiento que está condenado de antemano a la marginalidad. Por eso, venciendo un poco mi resistencia a utilizar la bitácora como plataforma publicitaria, escribo estas líneas anunciando su publicación. Con independencia de las virtudes que pueda o no tener, me arriesgo a decir que es un libro escrito desde la paciencia y la pasión, un libro pensado y repensado a lo largo de muchos años y cuyos argumentos están en la base de casi todo lo que he escrito recientemente. En ese sentido, responde perfectamente a esa idea del propio Auden según la cual el trabajo crítico de un poeta es una forma sutil o sesgada de autobiografía, de debate consigo mismo.

Añado que siempre es una alegría publicar nuevo libro. Y que la alegría es mayor si se comparte. Lo hago ahora, no sin antes citar los versos de Auden (de «Monumento a la ciudad») que dan título al libro y que son, por cierto, un retrato paródico pero también comprensivo de la sensibilidad romántica. Creo que ellos os darán una idea de por dónde van los tiros de este libro:

Los yermos eran peligrosos, las aguas bravas, sus ropajes
Ridículos; no obstante, cambiando con frecuencia de Beatrices,
Durmiendo poco, no cejaron, plantaron la bandera del Verbo
En lugares sin ley […]

Las quimeras les flagelaron, se dejaron vencer por el spleen […]
Cercados por el hielo de la desesperanza en el Polo del Alma,
Murieron solos, inconclusos; pero ahora las prohibidas, las ocultas,
Las salvajes afueras se habían dado a conocer:
Fieles sin fe, murieron por la Ciudad Consciente.
.

8 comentarios:

Antonio Rivero Taravillo dijo...

Enhorabuena, Jordi. Será un placer leerlo. Auden y Eliot tienen suerte con su exégeta. Un abrazo.

autor dijo...

Enhorabuena, Jordi, por el libro.
Quienes estamos intentando profundizar en la poesía anglosajona (y en mi caso, no tengo duda, gracias a ti), estaremos atento a su devenir.

Un fuerte abrazo.
Elías

Diego Fernández dijo...

Enhorabuena, Jordi.
Voy a comprarlo ahora mismo.
Abrazos,

Diego

Alfredo J. Ramos dijo...

Felicidades, Jordi. Seguro que el libro está lleno de palabras inteligentes. En cuanto a la ocasión, una obra nacida al filo del solsticio de verano sin duda ha de tener un recorrido luminoso.

Jordi Doce dijo...

Gracias a los tres, de corazón. Es una alegría, sí (enhorabuena, por cierto, Antonio, por tu necesario y memorable Yeats).

Espérate unos días, Diego, porque no creo que haya llegado aún a librerías. Eso sí, lo encontrarás fácilmente, lo distribuye UDL.

Abrazos, J12

Jordi Doce dijo...

Gracias a los cuatro, obviamente. Alfredo, tu comentario llegó mientras escribía el anterior! Abrazo, J12

Óscar Santos Payán dijo...

Enhorabuena, amigo. Seguro que me gusta y lo disfruto. un abrazo

moderrunner dijo...

¡Enhorabuena por la poesía, eso que se organiza a su gusto.

Y felizmente gracias por unos libros que serán de todos.