domingo, diciembre 05, 2010

william carlos williams / 2 poemas

.
la carretilla roja

tanto depende
de una

carretilla
roja

laqueada de
gotas de lluvia

junto a las gallinas
blancas



esto es sólo para decirte

Me he comido
las ciruelas
que había en
la nevera

y que
seguramente
guardabas
para el desayuno

Perdóname
estaban deliciosas
tan dulces
y tan frías



Trad. J. D.

4 comentarios:

Indigo dijo...

Las ciruelas. Me recuerdan el verano. Leve. Suave. Directo. Lento. Como la carretilla. Y los colores: el rojo, laqueado de gotas de lluvia, aún más rojo (precioso ese "laqueado"). Y este poema y William Carlos William me recuerdan otros veranos, de hace algún tiempo ya. Gracias por hacérmelos rememorar, con esta versión tuya. Un abrazo.

nubesbajas dijo...

siempre una delicia pasarme por aquí.

saludos.
j.

Anónimo dijo...

Hola, muy interesante el articulo, muchos saludos desde Chile!

Diana dijo...

Me encanta William Carlos Williams y estos dos poemas se encuentran entre mis favoritos. Buena elección.