sábado, mayo 17, 2014

jrj / apostilla


Revisando un poco las reacciones que todavía hoy suscita Juan Ramón Jiménez, resulta ilustrativo –cuando no deprimente– hasta qué punto la obra sigue pesando menos que la persona, la figura pública. Y cuando digo persona quiero decir el relato de sus manías y neurosis, su egotismo legendario, esa presunta incapacidad para admitir que sus discípulos pudieran crecer o desarrollarse lejos de una sombra que siempre iba a ser excesiva. Se le valora no tanto por lo que dio, que es incalculable, como por aquello que, al parecer –y siempre según los cuentos que algunos de esos alumnos se encargaron cuidadosamente de difundir–, fue incapaz de recibir, guiado por una mezcla de suspicacia, rencor y hasta envidia.

Nada extraño, por lo demás: si miramos a nuestro alrededor, vemos que puede ser menos ofensivo olvidarse de regalar algo que no aceptar el regalo del otro con el entusiasmo debido, en especial cuando ese otro concibe el regalo como extensión o expresión de su yo. Es verdad que Juan Ramón, como buen ególatra, no se privó de incurrir en este vicio –la obra propia es siempre, en primera instancia, un pedir silencio, una exigencia de atención–, pero no lo es menos que ha pagado con creces las consecuencias; de hecho, las sigue pagando a día de hoy. Y se pregunta uno qué puede hacerse para que los lectores veamos su obra como lo que es: un obsequio inmenso, incesante, cuya magnitud pasa quizá desapercibida porque no va envuelto en el papel de colores que solemos esperar en estos casos.

3 comentarios:

Indigo Horizonte dijo...

Lo pequeño no deja ver lo grande. Pero solo a algunos, Jordi. Tú lo ves y lo cuentas. Y otros lo verán al leerte. Y otros lo sentirán aunque no te lean.

Un abrazo grande. Y añil, por supuesto.

Emilio Calvo de Mora Villar dijo...

No solo JRJ. Pondría unos pocos escritores a los que les ganó la pesona, más allá de lo que dejaron registrado. Pienso en Borges, en menor medida; pienso en Kafka, en menor medida también, pero sobre todo estoy pensando en Céline. La culpa es nuestra; por leer demasiado lo que sale de lo verdaderamente relevante, es decir, la obra. Buen escrito, Jordi. De todas formas, va esto aparte, un poco cansado de aniversario de Platero. Cansa la festividad tan obligada. De verdad...

Jordi Doce dijo...

Gracias por vuestra lectura, Índigo y Emilio. Y sí, estoy de acuerdo en que tanta festividad obligada cansa. Pero vuelvo a los aforismos de "Ideolojía", vuelvo a "El otoñado" y muchos poemas de "La estación total", vuelvo a las prosas de "Españoles de tres mundos", y el cansancio se me pasa de inmediato. La moraleja es: ¡cuidado con cómo recibimos ciertos regalos! Saludos, J12