sábado, noviembre 08, 2014

piedra





Vine para estar cerca de la piedra

–la piedra que aguarda en cualquier camino,
anónima y fiel,
que vio durar soles, planetas, prodigios
remotos,
que sufrió el castigo de vientos volubles
y fue deshojándose, menguando sencillamente,
descuidando sus confines
por los siglos de los siglos,
balbuciendo en sueños con la boca llena

–la piedra que estaba dentro de sí misma,
luchando por aflorar

–la piedra que poco a poco se convirtió en grumo,
en grano,
en polvo de escoria que el aire se lleva lejos
y desciende aquí, donde no hay camino,
vistiendo mis ropas y hablando en mi nombre.


para Juan Soros

3 comentarios:

Blanca Ruiz dijo...

El paso del tiempo , un tema muy repetido ,gastado con simbologías repetidas en cansinos poemas , tú , lo haces nuevo , bajas a la tierra un "tiempo poético" casi metafísico y nos lo pones en las manos , lo vuelves objeto palpable sin llevarte la magia de la poesía. Me encanta.Gracias .

Jordi Doce dijo...

Mil gracias por tu amable lectura, Blanca. Un saludo, J12

Marga Alcalá dijo...

Encontré, por casualidad, este precioso poema en internet. Me gustaría añadirlo como entrada al blog de poesía:

http://comolaspiedrasoelviento.blogspot.com.es/

Pero desconozco si ha sido publicado en algún poemario, normalmente suelo citar edición y año si es que la hay, si no, pues al menos el año en que ha sido escrito.

Muchas gracias.
Un saludo
marga