lunes, septiembre 17, 2018

encuentros / 2


Son dos y van calle abajo hacia el Centro de Acogida, hablando animadamente. Visten ropa fresca, de buen color, pero en las facciones gruesas se ve todavía la onda expansiva del desastre. Uno de ellos, el que lleva bermudas, se queja con aspavientos de que los bolsillos no son seguros: «Mira, se me caen las llaves», y las recoge dando un saltito. «Estoy por tirarlos», concluye. La frase me escandaliza al principio –parece la expresión misma de la ingratitud–, pero comprendo casi al mismo tiempo que una parte importante de su alivio, de su mejoría, está precisamente en poder contemplar esa posibilidad: tirar unos buenos bermudas como si tuviera el armario lleno de ellos. Como si le sobraran. Y eso es lo que viene a decir con su chulería inofensiva: no dar importancia a las cosas es otra forma de sentirte dueño de ellas.

2 comentarios:

Saúl González Mendieta dijo...

El pasado 13 de septiembre enlazamos ted hughes / el grito en el facebook de la Anglogalician y dos días publica usted en el blog por primera vez en 19 meses.

Invocación aprobada.

Indigo Horizonte dijo...

"No dar importancia a las cosas es otra forma de ser dueño de ellas". Y tanto. A ver si me lo aplico en algunas cosas.

Abracísimo