jueves, julio 15, 2010

12 de 12


Se sube a lo más alto del podio y desde allí proclama a voz en grito que es el más puro, el insobornable, el que nunca se venderá por nada.

*

Él sólo pone el pie donde antes ha puesto palabras, alfombrando el camino.

*

Sabe tanto de tantas cosas que ha dejado de creer en nada.

*

Todo lo que oye es un viento que mueve sus orejas. Así se abanica.

*

El mundo se estrella contra su frente, y los fragmentos le sirven de palabras.

*

Sólo teniendo miedo, evitando y esquivando ciertas cosas por temor, le fue posible hallar el camino a casa.

*

Robó el hilo con que zurcieron nuestros cuerpos y lo cortó en pequeños fragmentos: eran palabras.

*

Recorta cada una de sus frases hasta encajarla exactamente en el espacio de una huella.

*

El buen escritor sólo pone una condición para jugar: que la baraja esté incompleta.

*

Esos dientes que asoman, temblorosos, cuando ríe a carcajadas, como una sierra que se abriera paso ciegamente hacia el futuro.

*

De pronto, en el carril de la línea, una idea se aparta por sorpresa y comienza a adelantar a sus palabras.

*

Nunca llegarás a nada, le dicen fugazmente antes de alejarse, arrastrados por la multitud.


© Jaspers Johns, Summer (1985)

6 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Para reflexionar.
"Nunca podremos tapar una huella con otra huella"

ana dijo...

Robó el hilo con que zurcieron nuestros cuerpos y lo cortó en pequeños fragmentos: eran palabras.

precioso

Jordi Doce dijo...

Gracias, Ana. ¿Reconoces al de la primera frase? Bso, j12

Mario Domínguez Parra dijo...

Jordi, buenos aforismos.

Te envío una entrevista a Geoffrey Hill, por si no la has leído:

http://www.standpointmag.co.uk/node/3154/full

Buen verano.

Anónimo dijo...

Inteligentes en ideas y síntesis. Lo que escribo ahora, en parte, se identifica mucho con este estilo.

Abrazos desde mis vacaciones.

Aarón García Peña

Jesús Garrido dijo...

A cual mejor, para copiar, imprimir y reflexionar.