martes, julio 13, 2010

convergencias 3

.
Yo me callo, yo espero
hasta que mi pasión
y mi poesía y mi esperanza
sean como la que anda por la calle;
hasta que pueda ver con los ojos cerrados
el dolor que ya veo con los ojos abiertos.


Antonio Gamoneda, de Exentos I (1959-1960)


Por otra parte, el poeta se ve empujado a decir la verdad. «¿Cómo debe expresarse la verdad?», se pregunta Gwendolyn Brooks. La verdad importa. Acertar importa. El consejo del realista es: abre los ojos y mira. Los defensores de la imaginación aconsejan: cierra los ojos para ver mejor. Hay una verdad que se percibe con los ojos abiertos y otra a la que se accede con los ojos cerrados, y a veces estas dos verdades no se reconocen cuando se cruzan por la calle.

Charles Simic, cap. 23 de Una mosca en la sopa (A Fly in the Soup. Memoirs, 2002)
..

3 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Es cierto que la misma verdad puede ser distinta en razón a como mires la cosas, por lo que la conclusión es que no hay una sola verdad, y menos mal.

Alfredo J. Ramos dijo...

Un punto de fuga entre las dos evidencias, el tercero en discordia, la voz siempre pendiente que no deja de callar.
¡Qué calor!

baudelaire3 dijo...

Tesis y antítesis, en este caso, no producen necesariamente una síntesis.Pero tal vez algo mejor.

Saludos,

Cristián Gómez O.