sábado, noviembre 05, 2011

charles tomlinson / las trampas usa

.
Iglesia de Las Trampas, Nuevo México


Camino entre malvarrosas
por un jardín reseco hasta llegar,
arriba, a la casa,
llamo, luego pido
en inglés la llave
de la iglesia de Las Trampas.
La anciana
dice en español: no
hablo inglés
así que digo: dónde
está la llave de la iglesia
en español.
—Ve usted a esos
tres hombres trabajando: pregúnte-
les a ellos. Ella se
vuelve, yo
me vuelvo
dispuesto a preguntar-
les en español:
Hey, dicen
en americano. Hola
digo y les
pregunto en inglés
dónde está la llave
de la iglesia y ellos
dicen: la tiene él
señalando a un cuarto
hombre que trabaja
con la azada en un campo
de maíz cercano, y a él
(en español): ¿dónde está
la llave de la iglesia? Y él:
yo la tengo.—OK,
dicen en
español-americano:
tráela (y a mí
en inglés)
él la traerá. Usted
espere por él
en la puerta de la iglesia.
Gracias, les digo, y ellos
responden en americano
De nada. Regreso
de nuevo
y espero en la sombra
la llave: el que
la trae no es el de
la azada, sino
uno de los tres que
trabajan, quien
con gracia castellana
me introduce en
este lugar
de frescor
fuera del sol de agosto.



trad. J. D.


el original, aquí.
.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Traduciendo a Tomlinson: humor, spanglish y poesía (pero narración, tal un romance fronterizo y aun cosa brava del Oeste). De nuevo gracias, Jordi.

César Nicolás

Anónimo dijo...

A JORDI DOCE: TRADUCIR
(comentario a una traducción suya de Tomlinson)

La traducción es una operación metafórica __una auténtica transformación.



Así pues: ¿es posible adaptar y trasladar? ¿Podemos "repristinar" el texto versionado en la materia y forma que supone otra lengua y con ella otro mundo y otra literatura?



En tu caso, Jordi, diríamos: para empezar, leyendo bien a Tomlinson. Y dándole al propio tiempo hasta forma en nuestro idioma, con una plástica expresividad (lo sé por experiencia: algo tan lento, tan difícil o más que construir un buen poema propio)...



Mi homenaje con esto a traductores __a la vez lectores, escritores y por tanto cocreadores y críticos __ tan excelentes como Borges, Juan Ramón (al alimón con Zenobia), Octavio Paz o Valle-Inclán, entre otros.



Recuerdo de paso que el propio Tomlinson ha sido a su vez otro notable traductor de nuestra propia literatura, incluso __con lo que el poema que acabamos de leer se redimensiona y connota aún más en su clave cultural y metalingüística.

César Nicolás

Jordi Doce dijo...

Mil gracias por tus palabras, César. Sí, en efecto, Tomlinson tiene unas espléndidas traducciones de Machado, por ejemplo, en las que emplea el verso triádico (esa escalera de tres peldaños) de William Carlos Williams. De repente, leer a Machado a esa luz desvela toda una dimensión oculta o habitualmente desdeñada de su poesía. Es "otro" Machado, mucho más moderno y excitante sin perder nada de su aparente llaneza, su gravedad reflexiva.

Toda traducción es, en realidad, lectura. Y al decir lectura supongo o doy por hecho el concepto de "interpretación". En su doble sentido. Un traductor es un "intérprete", no porque quiera, sino porque esa es la condición inapelable de su tarea. Es decir, es un actor, alguien que se pone la máscara del poeta que traduce y trata de dar nueva vida a viejas palabras.

En fin, César, gracias por tus palabras. Viniendo de ti, todo un honor... Abrazo fuerte, J12

Índigo dijo...

Me encantó la luz de la imagen que acompaña tu versión del poema, luminosa y certera, como siempre, y como en ti no puede ser de otra manera. Un abrazo, Jordi.