viernes, noviembre 15, 2013

hormigas 5 hormigas





Se acomoda frente al televisor y comprende, de pronto, que está muerto. Las imágenes que aparecen en pantalla son la vida en directo de sus viejos amigos, el murmullo incesante de colegas y camaradas. Ahí están todos, la gente que ha quedado atrás; ahí está el hueco de sí mismo.


Sólo acepta una idea si sale rebotada de la pared, si vuelve a él con una mella.


El escritor, que cambia la mitad de sus huellas por palabras. Es su manera de no dejar rastro.


Por miedo a que el secreto le comiera por dentro empezó a hablar. Y ahora, de tanto hablar, se le ha olvidado.


Tapa una página del libro, por delicadeza, para que no le vea leyendo la página de al lado.

.

1 comentario:

Indigo Horizonte dijo...

Hay muertes así... súbitas como hormigas.