jueves, marzo 27, 2014

viene del cielo





Leyendo un viejo ensayo de George Steiner, caigo sobre un verso del escritor isabelino Thomas Nashe: «Brightness falls from the air». El verso –sin duda el más citado de su autor– despierta un eco inmediato en español: «Siempre la claridad viene del cielo». Un eco que es una inversión, pues el poema de Nashe («In Time of Pestilence») es un canto fúnebre por las víctimas de la peste, una elegía a los jóvenes que han muerto antes de tiempo a causa de la plaga: la claridad, en su poema, no «viene» del cielo, sino que «cae», «desaparece» o se «desprende» de él, dejando una sombra donde antes había luz.

Sin embargo, el eco persiste. Siendo como es un verso célebre –Eliot y Joyce le dedicaron largos comentarios, y hasta dio título en 1985 a una conocida novela de ciencia-ficción de Alice B. Sheldon–, ¿es posible que Claudio Rodríguez lo leyera de muchacho en alguna vieja antología de poesía inglesa? ¿Que lo leyera y, tal vez, equivocara su sentido, usándolo como resorte para llegar a su propia formulación?

En todo caso, sería un misreading que viene de lejos, un malentendido irónico, pues casi todos los expertos coinciden en que el verso de Nashe es fruto de una errata y que su autor se refería más bien al «hair», el «cabello» de esos jóvenes dorados que se mueren literalmente ante sus ojos. La errata convierte una simple descripción física en una imagen memorable de la ruina del mundo, de su caída en desgracia. Una imagen que ha pervivido a lo largo de los siglos y que reaparece, extrañamente –por azar o a sabiendas–, en el verso inicial de Don de la ebriedad, confirmando así las viejas jerarquías, la certeza de que nada puede ocurrir en este mundo sublunar sin permiso del cielo.

3 comentarios:

J.Luis Gómez Toré dijo...

Muy interesante tu entrada... daría pie para un artículo o ensayo, ¿no? Sea como sea, muchas gracias por compartir este hilo de poema a poema.

César Iglesias dijo...

Ratifico el comentario de Gómez Toré. Un apunte que abre ventanas a la reflexión y a la creación futuras. Gracias y enhorabuena por tu mirada.

Alfredo J Ramos dijo...

¿Qué decir del poder corrector de las erratas? Tal vez que nunca como ahora, cuando la escritura en pantallas multiplica las concreciones posibles de lo que queremos escribir, se puede ser conscientes de su peso en la realidad final del texto, ese tejido. Aunque Claudio Rodríguez sería después un buen conocedor de la poesía inglesa, no sé si en esa época, a sus 16 o 17 años, y en Zamora, habría hecho esas lecturas. O si más bien no estaría coincidiendo en describir una experiencia y una visión del mundo "donde la ebriedad" extiende sus efectos sobre almas sensibles. Pero es muy sugerente todo. Y, como se apunta en otros comentarios, da para pensarlo más despacio.