sábado, octubre 17, 2015

volver


Algunas frases que han ido a volcarse, un poco al azar, en mi cuaderno. Las reúno aquí para delimitar el espacio propicio donde esta bitácora pueda volver a respirar, no sé por cuánto tiempo. Cruzaré los dedos:



Thoreau: «Conoce tu propio hueso, mordisquéalo, entiérralo, desentiérralo, y sigue royéndolo con los dientes».



Orlando González Esteva (en carta de hace algunos días): «La inteligencia alarma a quienes les avergüenza un tanto, como debe ser, tenerla».




Miguel Fisac (creo que leído en un periódico): «La arquitectura es el aire que queda dentro de lo que construimos».




Francisco León (2009): «Los aforismos no pueden ser tomados como leyes para los demás, sino como expresiones de deseo para quien los escribe. En eso creo: escribo mis aforismos como “lemas de memoria” que trato de aplicar únicamente en mi escritura».


8 comentarios:

Indigo Horizonte dijo...

Es una gran alegría volver a leerte por aquí. Volver a uno mismo. Sea por el tiempo que sea. Me repito: una gran alegría. Y soy sincera. No es un canto de cigarra ni de tenor hueco. Volver como hormiga blanca a una parte de lo que se es, una parte que tanto tiene que ver con la inteligencia.

Un abrazo enorme, Jordi.

Jordi Doce dijo...

Mil gracias, Índigo, por tus palabras de bienvenida, de compañía y de complicidad. Creo que sí, que habrá continuidad. Fue un parón necesario y también benéfico. Abrazo, J12

Álvaro Valverde dijo...

Una alegría, Jordi, esta vuelta. Necesaria, sin duda. Que no decaiga. Abrazos.

Alfredo J Ramos dijo...

Qué bueno que volviste!! Ya tenía yo ganas de volver a pisar estas arenas. Abrazo.

Jordi Doce dijo...

Gracias, amigos, es como si el tiempo no hubiera pasado... Abrazo, J12

Carmen Anisa dijo...

Te echábamos de menos. Un abrazo

Jordi Doce dijo...

Gracias, Carmen, sois muy amables. Abrazo a todos, J12

Carlos Izquierdo dijo...

Descubro tu vuelta con un poco de retraso y la celebro. En las bitácoras no hay imposiciones, en todo caso exigencias con uno mismo pero no con los lectores, que siempre recibimos con los brazos abiertos.