jueves, enero 03, 2019

five points





Primero abrid la puerta. Ya diré luego si era la equivocada.



Vivir lo que sea preciso para volver a ser anónimo.



Un adulador. Ya puestos, es capaz de lamer hasta el cielo.



Un corazón adicional para la lengua.



Palabras que hablan de nosotros a nuestras espaldas. Palabras que cuchichean entre risas nerviosas.