lunes, noviembre 03, 2008

un poema de stephen spender


A MI HIJA

Su mano entera apresando mi dedo con su brillo
Mi hija, caminando ahora junto a mí.
Ya siempre sentiré un anillo de luz
Envolver invisible este hueso: cuando ella haya crecido
Tan lejos de este día como sus ojos que ahora están lejos.

Trad J.D.

8 comentarios:

ana dijo...

es precioso.

Jordi Doce dijo...

me alegra que te guste, Ana. Beso.

Óscar Santos Payán dijo...

A veces me pregunto cómo es posible dedir tanto con tan poco. La brevedad es insultantemente bella. Enhorabuena por tu traducción. Un abrazo

Juan Manuel Macías dijo...

Estoy con Ana, es precioso. Y espléndida traducción. Un abrazo.

Jordi Doce dijo...

Con estos lectores, así da gusto! Abrazos mil.

Gaviero dijo...

Tan lejos de este día como sus ojos que ahora están lejos.
qué más puedo decir?

luna dijo...

muy bonito,

te iba a decir que se lo iba a enviar a mis padres, pero veo que ya lo han leido.


un beso.

Jordi Doce dijo...

Sí, esto de tener aquí a toda la familia me alegra mucho. Almería en Madrid y viceversa. Beso a todos.