viernes, agosto 28, 2009

12 del 12


Se rompió la cabeza al caerse de un superlativo.

*

Un país donde cada cual envejece conforme al número de palabras que pronuncia. Un país donde parlotear sin juicio es una forma de suicidio.

*

Esgrimen bien alto su jerga y entrechocan tecnicismos: están de acuerdo antes de completar las presentaciones.

*

Fue abrir su libro y verle haciendo equilibrismo entre líneas.

*

Quema etapas. Escribe con tinta hecha de esa ceniza.

*

Aquella calle colgaba de sus acacias.

*

Palabras que blanden una antorcha encendida y muestran el camino a seguir. Las demás se amontonan inquietas, llenas de nerviosismo, echando a codazos al autor.

*

Se descubre dentro del lienzo. Pinta para buscar una salida.

*

Tiene ojos como peines, sí, pero se pasa los días limpiándolos de cabellos muertos.

*

No cejar en la escucha, escuchar con tal intensidad que por fin alguien, cualquiera, se sienta obligado a hablar.

*

Aquellos a los que el tiempo disgrega. Aquellos a los que el tiempo da brillo. Aquellos a los que pudre por dentro.

*

No logro dar conmigo. Vivo en los lugares a los que no puedo ir.
.

2 comentarios:

Ada dijo...

Es cierto que nos gusta vivir en lugares adonde nunca iremos, y además los hacemos nuestros, nos cuesta abandonarlos.
Saludos

Jordi Doce dijo...

Son más nuestros, a veces, que los reales. Gracias por todo, y saludos, J12