miércoles, noviembre 24, 2010

tres

.

.
Una ciudad de gentes que cada mañana ignora en qué idioma va a hablar. Se turnan para ser los primeros.

*

Sólo perdiendo el tiempo se encontraba a sí mismo.

*

Algo como un espejo, pero que reflejara tan sólo nuestro
olor.
.

3 comentarios:

azul dijo...

De las tres, me quedo con la primera por razones obvias y con la última, porque el olor es de esas cosas que se nos van y que muchas veces querríamos recordar. Un abrazo.

Ada dijo...

Me gusta la última precisamente porque el olor lo podemos recordar en el tiempo, incluso depués de mucho tiempo hay ciertos olores que no se van, que te acompañan, pero jamás se pueden reflejar por si mismos, van unidos para siempre a una imagen.
Saludos

Alfredo J. Ramos dijo...

A un espejo semejante (al 3 me refiero, claro) tal vez se lo podría llamar mirrolor.