jueves, noviembre 10, 2011

islas

.
Todos los días oigo y leo cosas distintas sobre la manera de hacer España. ¿Pero España se va a hacer así; en una esquina, en el café, en la prensa?

No; que trabaje cada uno en su casa, plenamente, en lo que sabe. En sus libros, en su cátedra, en el laboratorio; con voluntad, con espíritu, con amor. Pasados unos años, España será una suma de obra y acción pura; será –sobre granito bueno y mirto– amor, espíritu y voluntad.

Recójase hacia dentro el río de la palabra y trasmítase y hágase duradera. Hablar, sí, pero de otro modo y mejor.

¿Que otros, mientras, se harán dueños? Sí, pero por menos tiempo que ahora. Y, mientras, que sea la obra verdadera y grande el premio, la luz, el pan de verdad, de los que no lo sean ni lo quieren ser.

Y, por otro lado, ¿es que puede más el dueño que el libre?
.
Juan Ramón Jiménez


Palabras oportunas, me parece, en estos tiempos de alboroto político. Y con un ojo puesto en el gran Tomás Segovia, que acaba de dejarnos y que tanto admiró a JRJ. Bien es cierto que él hacía su España en el café (el célebre Comercial de la Glorieta de Bilbao, tan recordado estos días), pero no lo es menos que había logrado convertir esa mesa de café en un espacio íntimo, un segundo hogar: la misma soledad, el mismo recogimiento. Por mi escaso trato con él, no creo que Segovia apreciara precisamente el ruidoso gregarismo del tertuliano castizo; en su costumbre veo más bien una manera de replicar con su sola presencia el acto poético, el orgullo huraño y algo zumbón de quien planta su isla de silencio en medio del bullicio, que es –en realidad– lo que hace o pretende hacer todo poema. Descanse en paz.
.

9 comentarios:

Olga Bernad dijo...

De máxima actualidad, Juan Ramón Jiménez, en este texto. Y qué bien plantada tu isla en el tuyo para recordar al recientemente desaparecido Tomás Segovia y hacernos pensar sobre la condición de la poesía.

Anónimo dijo...

Desde luego, los clásicos nunca pasan de moda...

Carlos Izquierdo

Anónimo dijo...

Desde luego, los clásicos nunca pasan de moda...

Carlos Izquierdo

Á.V. dijo...

Tienes el don de la oportunidad, amigo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hay este mes en la publicación de la revista Claves un discurso de Tomás Segovia sobre las Humanidades y la Universidad que recomiendo siendo muy esclarecedor de lo que este hombre llegó a ser y pensaba de sí mismo.Un discurso que dio al recibir un premio(que él no merecía y explica el porqué no lo merecía) por parte de una Universidad francesa( y puede hacerse uno también de paso a la idea de por qué tampoco en las españolas iba a merecerlo nunca).Saludos.

Francisco

Jordi Doce dijo...

Gracias por la recomendación, Francisco. Buscaré ese número de Claves sin falta. Un saludo, J12

Anónimo dijo...

He dicho este mes pero es en octubre(http://www.revistasculturales.com/revistas/15/claves-de-razon-practica/num/216/ )
cuando se ha publicado ese ensayo.Perdón por el lapsus memorístico(no tenía la revista a mano).El "premio" se trata en realidad de un Honoris Causa recibido de parte de una Universidad de Paris, en Marzo de este año.Espero no sea tarde, pueda encontrarlo y le guste, J12.Merece la pena leerlo.Un cordial saludo.

Francisco

Índigo dijo...

Un trazallo muy atinado, en todos los sentidos. Un abrazo, Jordi.

DIARIOS DE RAYUELA dijo...

Qué gran acierto recordar estas juiciosas palabras de JRJ en estos días de arengas.
Un abrazo, Jordi.