sábado, octubre 18, 2008

día de excursión

Cuando se internó en el bosque, no supo qué dirección seguir. Todas las sendas le parecían igual de prometedoras hasta que, para su alivio, encontró flechas talladas en la corteza de los árboles indicando el rumbo. Pisó la tierra alegremente. Aún sonreía cuando, días más tarde, le encontraron muerto con una flecha en la garganta.

4 comentarios:

Óscar Santos Payán dijo...

Creo que una sola palabra resume este breve relato: Impactante

Jordi Doce dijo...

Gracias, Óscar, lo encontré el otro día trasvasando materiales de un antiguo cuaderno. Le hice un par de retoques y así quedó. Ánimo y mucha suerte para la nueva semana. Abrazo.

carlos dijo...

http://100cuentos.blogspot.com
quieres participar?

Jordi Doce dijo...

Hola, Carlos, no me queda claro si estás colgando un anuncio general o te diriges a mí. En cualquier caso, los contenidos de esta bitácora son de uso general, cualquiera puede hacerse con ellos (eso sí, declarando su origen), así que copia el cuento si te apetece. Abrazo, y gracias por pasarte. J12