lunes, octubre 27, 2008

leonard cohen / cuatro poemas


Visto el éxito (siempre relativo, claro está) que han tenido los tres poemas de Leonard Cohen que colgué la semana pasada, repito la operación y cuelgo cuatro más, en un tono bastante más irónico (aunque la melancolía nunca está muy lejos). Creo que os gustarán.

La foto es espléndida, por cierto. Tengo la sensación de que fue tomada en Grecia en algún momento de los años sesenta, pero no me hagáis mucho caso. La he sacado de una página web, pero no he encontrado ni rastro de su autor.


ME PREGUNTO CUÁNTA GENTE EN ESTA CIUDAD

Me pregunto cuánta gente en esta ciudad
vive en cuartos amueblados.
De noche, cuando contemplo
ante mí los edificios
juraría que veo un rostro en cada ventana
mirándome,
y cuando me vuelvo
me pregunto cuántos regresan a sus mesas
y escriben esto.


LA MÚSICA SE NOS INSINUÓ

Quisiera recordar
a la dirección
que las bebidas están aguadas
y la chica del guardarropa
tiene sífilis
y la banda está compuesta
por antiguos monstruos de la SS
Sin embargo ya que es
Nochevieja
y tengo cáncer de labios
me pondré el
sombrero de papel en mi
magulladura y bailaré


ME GUSTARÍA LEER

Me gustaría leer
algunos de los poemas
que me llevaron a la poesía
no recuerdo una línea
ni tan siquiera una pista

Lo mismo
ocurrió con el dinero
las chicas y las conversaciones de madrugada

Dónde están los poemas
que me llevaron
lejos de lo que amaba

hasta llegar aquí
desnudo con la idea de encontrarte


QUÉ HAGO AQUÍ

No sé si el mundo ha mentido
Yo he mentido
No sé si el mundo ha conspirado contra el amor
Yo he conspirado contra el amor
Que exista la tortura no es un alivio
Yo he torturado
Incluso sin la nube atómica
yo habría odiado
Escuchad
yo habría hecho lo mismo
aunque no hubiera muerte
no seré sostenido como un borracho
bajo el frío grifo de los hechos
niego la coartada universal

Como una cabina de teléfono vacía
revivida en la memoria
como los espejos de una sala de cines al salir
como una ninfómana que une a miles
en extraña hermandad
espero
una a una vuestras confesiones

trad. J.D.

7 comentarios:

Óscar Santos Payán dijo...

Hola J.D. Me gustaron los otros pero me quedo con éstos. A veces no sé por qué me gustan más unas cosas que otras pero en este caso tú lo adelantabas. ironía, melancolía, perfecta mezcolanza. Un abrazo

Hache dijo...

Im-pre-sio-nan-te; no hay palabras ¿y si lo enseñamos como primeros poemas de lectura obligatoria en cualquier curso de creación poética?

Un abrazo, Jordi.

H.

Jordi Doce dijo...

Bueno, algunos ya los he utilizado en Hotel Kafka... Siempre tienen éxito, y por lo que dice Óscar. La ternura de Cohen muerde, tiene su punto de acidez. Abrazo a los dos, J12

luismiguelrabanal dijo...

Don Jordi, me gustaría reproducir en mi blogín Más palabras para olvidar esas traducciones de Leonard Cohen, citando su procedencia, por supuesto . ¿Me darías permiso? También me gustaría publicar algún poema tuyo... Saludos.

Jordi Doce dijo...

Hola, Luis Miguel, ahora mismo me paso a visitar tu blog. Tienes mi permiso, por supuesto. Cómo no. Creo que sólo he colgado uno de mis poemas en el blog, pero hay algunos corriendo por la red. Copia y cuelga los que quieras. Me alegra tenerte por aquí. Un abrazo grande. J12

Paula dijo...

Hola Jordi, este es mi primer comentario aunque hace tiempo que leo tu blog.
Me parecen fantásticos los poemas de Leonard Cohen, me han hecho preguntarme cómo podía no gustarme como cantante cuando es capaz de decir cosas como las de "Me pregunto cuánta gente en esta ciudad".
Gracias por compartirlos.

Jordi Doce dijo...

Gracias a ti por estar ahí y decirlo, Paula. Ojalá sigas paseándote por esta página mucho tiempo. Abrazo.