jueves, octubre 09, 2008

elegía

Lo profundo es la sangre aquí dentro,
cintas y más cintas de glóbulos errantes,
discos que fluyen intramuros con lavas caudalosas,
el líquido hormigueo de las venas
como galería de espejos
donde vida y sueño se replican eternamente.
El muchacho que leía en la luz aterida del norte
sigue leyendo bajo acacias africanas
y ve cómo su sombra es su hija, la sombra de su hija.
Las palabras se hicieron savia,
nervadura,
áspera corteza bajo la cual bullían
esquinadas metamorfosis: él mismo.
Entretanto, la sangre siguió girando a ciegas,
abriendo espacio en el espacio de un cuerpo
—páramos, ciudades, dormitorios y oficinas,
demonios y esplendores.
¿Qué importa si hubo vértigo, si el baile
fue a veces aquelarre,
premonición de ruina?
Ahora sólo escucha el parpadeo de los ramos
y la carne de su carne ensanchando el presente.

Lo profundo es la luz aquí dentro.
.

9 comentarios:

Óscar Santos Payán dijo...

veintitrés versos, elegía impresionante de belleza.

Jordi Doce dijo...

Mil gracias, Oscar. Creo que incluso conoces el lugar donde fue escrito. Abrazo

Diarios de Rayuela dijo...

Esa sombra que es P. y es pequeña como su nombre, crecerá seguro y en lugar de seguirte, te precederá. Por cierto, desde La puerta del año, la asocio al olor de la mandarina.
Muy hermoso poema, Jordi.
Un abrazo desde el no tan aterido Norte (esta coda estival anda estorbando la entrada del otoño con cielos limpios y sol clemente).

Jordi Doce dijo...

Muchas gracias, José Carlos. Quizá no te sorprenda saber que esa sombra ya no es tan pequeña: han pasado ya más de cuatro años desde aquella escena de la mandarina (qué bien que te acuerdes). Tus líneas sobre el norte me han llevado a recuperar un par de viejos párrafos (algo pedantes, lo sé) donde se habla de norte y sur, de sus luces y sombras respectivas. ¿Y quién mejor para ilustrar esa reflexión que Pelayo Ortega (el de hace veinte años, el de la "provincia oscura"). Disfruta del finde.

Juan Manuel Macías dijo...

Espléndido poema, Jordi. No me he podido resistir a comentar. Un abrazo.

Sergio dijo...

"Ahora sólo escucha el parpadeo de los ramos"....magnífico. Preciosa elegía.

Un saludo.

Mori dijo...

Una belleza.

un aficionador dijo...

Hola
Me llamo Hichem, soy estudiante de filologia hispanica en la universidad de Argel
asisti el martes 14/10/2008 pasado a las 15pm, en el centro de Cervantes de Argel, a su lectora poetica, y me gustaba mucho, y me ha mismo dado un autografo, y lo siento si le haya molestado con mis dos preguntas, y sobre todo lo que concierne el delfin, peus es mi animal imaginario preferido, espero que me agregue como un nuevo fun de tu poesia! mil gracias

un aficionador dijo...

Hola mi respetado Jordi Doce
Me llamo Hichem, soy estudiante de filologia hispanica en la filologia hispanica en la universidad de Argel
He asistido a su lectora poetica, el martes 14/10/2008 a las 15pm, en el centro de Cervantes de Argel, y ha leido unos poemas suyas
espero que no se enfade por las dos preguntas, que eran sobre cuales son las otras condiciones para que uno pueda crear poemas, y la segunda era, porque ha escogido el delfin como un animal, y que simboliza en su vida personal, pues le pregunté esa pregunta porque estaba muy atraido por este poema, y el delfin es tambien mi animal imaginario preferido, a pesar de lo haber visto solo por imagenes o por la television!
Reciba mis sinceros respetos y mis grandes admiraciones hacia usted, espero que me acepte como un fan suyo! Mil gracias
Espero una respuesta suya!