lunes, octubre 20, 2008

leonard cohen / tres poemas


Revisando antiguos cuadernos (la clásica maniobra de despiste cuando no tengo la cabeza para escribir), encuentro algunos poemas del maestro Cohen que traduje hace lo menos diez años. Me fascinan estos pequeños poemas, escritos en la época en que trabajaba en su primer disco: su ternura, su ironía, su brevedad punzante y a la vez hospitalaria. Ojalá os gusten (hay más, ya los iré colgando en los próximos días).



POEMA

He oído hablar de un hombre
de voz tan bella
que si tan sólo dice sus nombres
las mujeres se entregan a él.

Si permanezco mudo junto a tu cuerpo
mientras el silencio florece como un tumor en nuestros labios
es porque oigo a un hombre subir las escaleras
y aclarar su garganta tras la puerta.



CANCIÓN

Casi me fui a la cama
sin recordar
las cuatro violetas blancas
que puse en el ojal
de tu jersey verde

y cómo te besé entonces
y tú me besaste
tímida como si nunca
hubiera sido tu amante



REGALO

Me dices que el silencio
se encuentra más cerca de la paz
que los poemas
pero si de regalo
te trajera silencio
(pues conozco el silencio)
dirías
Esto no es silencio
sino otro poema
y me lo devolverías.
.

6 comentarios:

luis felipe comendador dijo...

Otra vez el sobresalto. Estupendos.

Alberto M dijo...

Hola Jordi.
Acabo de robarte alevosamente el último de los de Cohen para colgarlo en una página amiga. También he citado tu libro La vibración del hielo en un escrito mío de hoy, sólo porque lo he disfrutado mucho (aparte que robo, de nuevo, la cita correspondiente a la primera de tus páginas).
Definitivamente, estoy poco docente.
Un abrazo, maestro.

Jordi Doce dijo...

Hola, Luis Felipe, una alegría verte por aquí. No tardes en volver. Y Alberto M., te agradezco enormemente tus comentarios. La cita es de John Burnside, del que encontrarás un largo y maravilloso poema en prosa no lejos de esta entrada. Gracias por tus palabras sobre "La vibración...". Ese libro es casi tan antiguo como estas versiones de Cohen! En fin, roba lo que quieras, toma prestado más bien (me gusta más esa palabra). Todo lo que hay aquí es para compartirlo, llevarlo al mundo. Abrazo a los dos.

Hache dijo...

Muchos músicos lo están haciendo; los escritores deberían empezar a tener a Cohen entre los grandes.

Abrazos.

H.

Jordi Doce dijo...

Yo creo que los buenos escritores ya saben que Cohen es uno de los suyos. Ten en cuenta que Cohen empezó, en realidad, como poeta, hasta lo he visto antologado en varias muestras de poesía canadiense del siglo XX (para empezar, una de Penguin de hace lo menos veinte años). Así que está claro que es un poeta, y de los buenos. Y no es porque nos lo diga ninguna antología, aviso. Un abrazo.

LEO MARES dijo...

Gracias por compartir la traducción :-) un abrazo