lunes, febrero 22, 2010

vaya por dios / 2


Tendemos a maravillarnos del creador pese a que en ocasiones nos horrorice lo creado. Es el poder para crear una ilusión semejante lo que une a Dios y a los déspotas.

*

La búsqueda religiosa no difiere, en el fondo, de una vieja novela de detectives. En ambos casos, se trata de descubrir al asesino, rastreando e interpretando cuantas claves nos salen al paso. Aunque ahora con un agravante: buscamos saber quién nos mata después de darnos la vida.

1 comentario:

José Antonio dijo...

Realmente buenas estas palabras. Para reflexionar un rato, aunque a mí no me hace mucha falta. ¡¡¡Totalmente de acuerdo!!!!
Un saludo.