miércoles, marzo 24, 2010

dos

Hace años, las acusaciones que escuchaba le dolían por injustas, por excesivas. También porque confirmaban, oscuramente, sus peores sospechas. Ahora no hacen mella: él mismo se dice habitualmente cosas mucho peores; la sospecha se ha vuelto certidumbre, y convive a diario con ella.

*

La paternidad cabalmente asumida nos arroja al circo de las emociones primarias, de los sentimientos que se tocan por intuición. De ahí al sentimentalismo de cartón piedra hay un paso, que conviene trascender o sublimar si queremos ofrecer un retrato veraz de nuestros miedos y afectos.
   A los escritores que han decidido no tener hijos, o para quienes estos han sido figuras prescindibles, se les suele distinguir, me parece, por cierta sequedad de humor, cierta acritud casi palpable que pone un punto ciego, un charco de sombra, en el cristal de diamante, admirable y riguroso, de su escritura.

6 comentarios:

CarlosOllero dijo...

Se escribe desde la memoria, o como dice Vargas Llosa, en "Cartas a un joven novelista", como un catoblepas (animal que se alimenta de sí mismo). Tener un hijo es una experiencia crucial, sin la cual al devorarnos a nosotros mismos y escribir no tenemos el mismo sabor.

Anónimo dijo...

Lo siento utilizar esta vía pero no he encontrado otra.
Me llamo Carmen Saintain, soy una estudiante francesa y curso una carrera de filología española en la universidad de Borgoña. Estudio los blogs de escritores españoles y latino americanos con la problemática: el blog ¿nueva forma de escritura?
Le agradecería contestar al pequeño cuetsionario siguiente para ayudarme en mi trabajo.
1).¿Por qué elegir este soporte más bien que una publicación tradicional?
2).¿A quién se dirige? Y ¿Con cuál(es) objectivo(s)?
3).¿Por qué no escribir una novela o algo como folletines mediante el blog?
4).¿Sería usted a favor de una "autopublicación" mediante un soporte informático?
5).¿Piensa usted que la publicación electrónica pone en peligro el mundo de la edición?
De antemano gracias por su respuesta.
Carmen (carmen.saintain@laposte.net)

brezopasajera dijo...

Hola Jordi,

¿podrías adelantarnos algo sobre el libro en torno a José Ángel Valente que estáis a punto de publicar?

Gracias.

Anónimo dijo...

El problema de nuestra época es que la inocencia o nos parece sospechosa o la confundimos con ingenuidad.
Si te fijas últimamente no hacen más que aparecer humoristas, es decir desesperados, señal de que el escepticismo se está devorando a sí mismo.
Tendrá que surgir (y surgirá-otra vez-) un poeta auténticamente inocente.

Jordi Doce dijo...

Gracias a todos por vuestra lectura; Carlos, anónimo, no puedo estar más de acuerdo con vosotros.

Brezo..., colgaré un post sobre el libro de Valente un poco más adelante, una vez que el libro esté a punto de publicarse. Básicamente, es un compendio de artículos y poemas sobre su obra a cargo poetas y críticos contemporáneos.

Carmen, tomo nota de tus datos y trataré de contestar tus preguntas próximamente. Gracias por tu interés.

saludos, J12

Leonardo dijo...

Es una pregunta que llevaba por dentro y veo aquí formulada como no hubiera podido hacerlo. Daría para una tesis esto de los escritores con o sin hijos. La relación del padre hacia el hijo ha sido, me parece, poco evocada por la literatura al contrario de la sempiterna búsqueda del padre. A la literatura le hacen falta 'hijos'. En adelante estaré atento al 'charco de sombra' que revelas.
Un saludo
He llegado a través del enlace de Julio Mas Alcaraz.