viernes, marzo 26, 2010

jeffrey yang / eñe

Hace unos días recibí el último número de la revista Eñe. Un número estupendo, dedicado a los «Nuevos escritores de Norteamérica», en el que aparecen, entre otros trabajos, un curioso diario princetoniano / berlinés de Alan Pauls, dos buenos relatos de Junot Díaz y Jonathan Franzen, y uno brevísimo (y desternillante) de Dave Eggers. Todavía no he podido leer los cuentos de Carolyn Park Hurst o Yiyun Li, por ejemplo, pero todo el conjunto es muy recomendable, la verdad. He tenido la buena fortuna, gracias a la generosa invitación de Doménico Chiappe, de participar con algo de poesía traducida: un largo poema en prosa del último libro de Reginald Gibbons (lo «colgaré» aquí tan pronto caduque este número) y diez poemas de An Aquarium, el primer y sorprendente libro de un joven poeta neoyorquino (y editor en la legendaria New Directions), Jeffrey Yang.

Conocí el trabajo de Yang gracias a la recomendación de mi buen amigo el poeta, traductor y editor Aurelio Major. Me habló de su libro en términos tan elogiosos que a las dos horas ya me había hecho con él en Amazon. Y, desde luego, no me defraudó: una variación sobre el género del bestiario que toma los nombres de distintos seres marino para tejer una intrincada y sorprendente malla de referencias, una red argumental tan lúcida como lúdica que salta en zigzag por los asuntos más diversos sin pararse un instante. En el libro hay un poco de todo: desde piezas epigramáticas a otras más reflexivas o meditativas, pero el tono general (no sé bien cómo definirlo) es una mezcla de distanciamiento y humor, de curiosidad y sorna inteligente, que atrapa desde la primera página y nos obliga a pensar deprisa, furiosamente, para encajar las piezas del puzzle.

Los diez poemas que publica Eñe eran originalmente once, pero el último (y también el más extenso) se cayó por falta de espacio en la maqueta, así que lo recupero aquí para anunciar el número y hablar un poco de Yang: «Foraminíferos». No os ocultaré que una de las dificultades de este trabajo fue traducir los términos científicos que emplea Yang, tratar de que no perjudicaran el ritmo, el fluir del poema. Espero haberlo conseguido.




Foraminíferos


La prueba de un foraminífero
es su concha: membranoso,
aglutinado o calcáreo
endoesqueleto
citoplasma que fluye
por la cámara del foramen

hacia la cámara de
una única célula, movimiento de
seudópodo granuloreticuloso,
palacio del recuerdo de Ōkeanós.
Los foraminíferos se encuentran
en todas las latitudes y hábitats
marinos: blanco foraminífero
en los acantilados blancos de Dover.
En las pirámides de Gizeh

Herodoto vio «lentejas petrificadas»;
el ojo de Aldrovandi se desplazó
de Aristóteles a Galileo:
las conchas romboides
tienen rígidos tubérculos epigenéticos.
Para Oppen
una prueba de la poesía es
sinceridad, claridad, respeto…
Para Zukofsky, la gama de placer

que proporciona en cuanto vista, sonido e intelección.
En sueños
Vishnú visitó a Appakavi,
quien recibió los secretos de
la gramática de Nannaya: La poesía
es el saber definitivo.


Trad. J. D.


5 comentarios:

Alfredo J. Ramos dijo...

Sorprendente y magnífico poema (que no parece traducido). Hay que ver qué bien cumplen su función poética algunas palabras (y palabros) que se dirían en las antípodas del decir abierto, aunque el poema (en su aspiración a cifrar de forma concreta el "saber definitivo") explica muy bien el fenómeno. Y el valor especial, me parece, de este singular y agudo endecasílabo: «palacio del recuerdo de Ōkeanós», la memoria abisal, nuestro profundo ser de agua.
Excelente trabajo, Jordi.

Mario Domínguez Parra dijo...

Jordi, voy a buscar el libro de Yang en amazon.co.uk, magníficos poema y traducción. Me parece que ya hablaste de Yang hace un tiempo, y prometiste escribir sobre él.

Vicente Luis Mora dijo...

Gracias siempre por tu esfuerzo al acercar nombres interesante, Jordi. Un abrazo.

Jordi Doce dijo...

Gracias a los tres por vuestra lectura. Sí, es curioso cómo la tensión de los primeros versos, con sus palabras compuestas y sus encabalgamientos, se resuelve en español (y hasta cierto punto en inglés) en un claro y rotundo endecasílabo.

Sí, Mario, le mencioné al hablar de Bei Dao. Me alegra que te guste el poema. Los otros diez están en EÑE, y el libro es muy fácil de encontrar en Amazon.

Bienvenido, Vicente. Y gracias de nuevo por tu lectura. Veo que los dos hemos disfrutado por igual de "Point Omega". Abrazo grande, J12

Mario Domínguez Parra dijo...

En amazon encontré otro libro de Yang, Angelblade.