sábado, marzo 03, 2012

valverde + burnside


Álvaro Valverde escribe por extenso, y por profundo, sobre la antología de John Burnside que acaba de ver la luz en Pre-Textos. No sólo consigue reunir en las mismas líneas a Aníbal Núñez, Adam Zagajewski y Arthur Terry, sino que resume con emocionante perspicacia las líneas maestras de la poesía de Burnside. Gracias, caro. Es un honor contar con amigos y lectores así, generosos y alertas, que siempre esperan con interés lo que uno quiere compartir con ellos. Para celebrarlo, ahí va otra miniatura del poeta escocés; un poema de su primera época, la huella verbal de una epifanía que, en su caso, suele tener lugar en invierno, bajo la luz más tenue del frío.




Ocho de la mañana, cerca de Chilworth

Algo ha cruzado la campiña,
una serie de huellas de garras
llenándose de agua color ciruela;

las estaciones se suceden durante millas:
una sola blancura enhebrándose al sol;
allá en el bosque

los zorzales cantores hacen temblar la nieve
sobre los avellanos, y la mancha que deja
la raposa es un eco de las fábulas

que los niños se cuentan al regresar a casa:
incrédulos a medias, deslizando los dedos por el vidrio,
duplicando cada copo de nieve con su brillo interior.


trad. J. D.

3 comentarios:

Índigo dijo...

Límpida. Sutil. Me asombra su sencillez. Un abrazo grande, J.

Anónimo dijo...

El sábado desayuné leyendo esta entrada y el poema que la acompaña; por la tarde ya tenía el libro entre mis manos. Gracias por descubrirme a ese gran poeta. He leído poco aún porque me gusta hacerlo con calma y meditando, cada poema es como esa gota, líquida para mente...

Carlos

baudelaire3 dijo...

¿Este poema aparece en el libro? Sólo por este poema ya merecería la pena comprárselo. Me imagino la fiesta de leer el conjunto.

Salud,

CGO