lunes, marzo 19, 2012

monósticos / 4



Foto: Juan Ignacio Cortés Carrasbal


No era el río lo que sonaba.
Era el viento en los árboles, su promesa de lluvia.
Vuelve de pronto, tras la cortina de los meses.
El color de los chopos era el color de la paciencia.

5 comentarios:

cortescarrasbal dijo...

Es un gran honor que escojas una foto mía para un poema tuyo. Gracias, amigo

Paz dijo...

El viento trae lluvia. Acecha la tormenta.
Un poema que ayuda a respirar, que abre los pulmones.
Genial.

samsa777 dijo...

Muy hermoso.

Índigo dijo...

Y llega la primavera, con su rastro de nieve.

nh2k5 dijo...

Menuda forma de empezar la semana. Gracias por compartir este fragmento de luz.