domingo, mayo 17, 2009

pentagrama

Ha puesto un espejo junto al escritorio. Comienza a escribir, pero lo que anota lo va borrando su doble con la misma mano.

*

Se transformaba sin cesar en otro. Así decía siempre lo mismo por primera vez.

*

Siempre quería tener la última palabra. Se volvió inmortal.

*

Tiene la delicadeza de omitir las conclusiones.

*

No pasa un día sin que pise el charco de sí mismo.