miércoles, julio 01, 2009

charles reznikoff / símiles


Indiferente como una estatua
a la consigna
garabateada en su pedestal.

El modo en que un tren de larga distancia
ignora a los pasajeros de una estación de cercanías.

Como un cuaderno olvidado en el asiento de un autobús,
lleno de nombres, direcciones y números de teléfono:
importante para su dueño, sin duda,
pero sin ningún interés para el resto del mundo.

Palabras como gotas de agua en una estufa:
un siseo y son nada.


Trad. J.D.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola,
me gusta el poema, sobretodo
la comparación final.

Buenas noches, Maria

pedretzman dijo...

muy bueno lo de Reznikoff. Un poeta maravillosamente objetivista. objetivamente maravilloso