domingo, octubre 03, 2010

error rima con aviador

.
Leonard Baskin, Cuervo


Si hay algo que echo de menos en la crítica literaria –tal vez en toda crítica– es una mayor atención al error como categoría productiva, es decir, al error interesante, capaz de dar tensión a la escritura o abrir puertas que nadie sospechaba, el fracaso que vale menos por cuanto hace o deja de hacer que por cuanto promete. Ciertas páginas son fallidas, sí, pero su fallo es más fecundo y deslumbrante que muchos llamados aciertos, esos poemas o relatos o novelas que se limitan a reproducir con astucia lo ya hecho, lo sabido, lo sobado hasta el aburrimiento. Es cierto que quienes conciben la escritura como una rama de las artes decorativas sólo tienen ojos para esta clase de «aciertos», pues son los únicos que pueden enjuiciarse según un criterio de evaluación, digamos, objetivo: todo depende de si se ha seguido fielmente la pauta previa, el esquema retórico y formal que va asociado desde antiguo a tales ejercicios. […]

Y

Así empieza una breve y algo azarosa reflexión sobre el error en literatura que escribí aprovechando la tranquilidad del verano y que ahora ve la luz en la revista/bitácora Las razones del aviador. En realidad, es un juego de palabras al que traté de sacarle algo de jugo. Podéis leer el escrito en su totalidad aquí.
.

6 comentarios:

Al59 dijo...

Del diario de Mircea Eliade:

17 de diciembre [de 1962]

La lectura de una carta de Nietzsche a Rohde, del 4 de agosto de 1871, me informa de la existencia de un cierto Ribbeck, profesor de filosofía en Kiel. Debo recordar este nombre. Me servirá en mis discusiones con «los sabios». En efecto, Ribbeck había leído el Origen de la tragedia —pero en una carta a Rohde se había negado a tomarlo en serio, con el pretexto de que el libro no estaba basado en «testimonios o pruebas».

Lo más divertido de esta historia es que Ribbeck quizá tenía razón, pero en la cultura es Nietzsche el que ha triunfado. No es el espíritu filosófico el que ha sido creador de cultura, sino la adivinación, el pathos, la imaginación, en una palabra, el Error (con mayúscula y subrayado).

Jordi Doce dijo...

Gracias por la cita, Alejandro. Es fantástica. Completa a la perfección la entrada. Un abrazo, J12

moderrunner dijo...

Señor Dedalus, sus opiniones son muy iluminadoras.

:-)

Céfiro dijo...

Pasa lo mismo con la belleza estética. Una cara bonita y/o perfecta puede resultar vacua o carente de atractivo a falta de algún defecto que aunque a modo de borrón haga que resalte la parte más bonita. Con esto no quiero decir que me gusten las feas. Entiéndase. Pero hay algunas feas más atractivas que otras más guapas. Y supongo que pasará igual con los hombres. Pero eso que lo digan ellas.
Y en la escritura, qué duda cabe, también reside la belleza. De ahí mi analogismo.

ana dijo...

El riesgo y su necesidad. Esto es de las cosas más sensatas que he leído en mucho tiempo.
Gracias.

Anónimo dijo...

Francisco:

Hola, Jordi, ya le he escrito otra vez dándoles las gracias por su poesía y su blog, al que sigo visitando asiduamente.Nuevamente, se las doy por Versos que piensan, del cual le estoy muy agradecido, y por esta otra entrada última, Error rima con aviador (por descontado el bien elegido dibujo de Leonard Baskin). Me considero de esos lectores que "conciben la escritura como una rama de las artes decorativas[ adjetivo ya en sí hecho acierto] [que] sólo tienen ojos para [esa] clase de «aciertos»". Dado que en la convención no caben las preguntas,ninguna, buenos sean todos los errores.Tal como le oi un día decir a Savater: "el mundo está hecho para los entendidos".Siga usted.Saludos.