jueves, octubre 28, 2010

yeats en coole

.

Los cisnes salvajes de Coole

Los árboles ostentan su belleza otoñal,
los senderos del bosque se han secado,
bajo el atardecer de octubre el agua
refleja un cielo inmóvil;
sobre el agua vibrante, entre las piedras,
cincuenta y nueve cisnes.

Y diecinueve otoños han pasado
desde que los conté la primera vez;
antes de que pudiera hacerlo,
les vi de pronto alzar el vuelo
y dispersarse en grandes anillos rotos
sobre sus alas bulliciosas.

He contemplado a estos seres radiantes
y ahora me duele el corazón.
Todo ha cambiado desde que oyera, aquel ocaso,
por vez primera en esta orilla,
el golpe de sus alas sobre mi frente
y los pies me llevaran con paso más ligero.

Siempre incansables, amante con amante,
discurren por las frías
corrientes amistosas o ascienden por el aire;
sus corazones no han envejecido;
conquistas o pasión, por donde vayan,
no dejan de escoltarles.

Ahora surcan el agua inmóvil,
misteriosos y bellos;
¿en qué juncos harán su casa,
a la orilla de qué estanque o laguna
deleitarán los ojos de los hombres
cuando despierte un día y vea que han partido?


Trad. J. D.

El original, aquí.

7 comentarios:

Juan Manuel Macías dijo...

Es una espléndida versión, Jordi.
Enhorabuena.
Abrazo.

autor dijo...

¿Qué mejor manera de comenzar el día que con tan hermoso poema?

Otra deuda en el saco, Jordi.

Gracias por traerlo.

Abrazo.

Elías

Jesús Garrido dijo...

suben de categoría, te recomiendo los inferiores de Segio Chejfec, te molarán

Alfredo J. Ramos dijo...

Excelente versión de un magnífico poema, Jordi. Ha sido empezar a leerlo y se ha puesto a llover sobre Madrid. Cosas del otoño, y más en concreto, de este octubre que se va, con sus atardeceres (¿quizás mejor que "ocaso", en ambos casos?) tan bien dibujados por Yeats. Un abrazo.

Cassioppeaboreal dijo...

"...bajo el atardecer de octubre..."
Para vos otoño.
Para mí primavera.
Y, si mal no recuerdo, para ambos cumpleaños (el mío, el 25).
Felicidades y gracias por el bellísimo poema que recibo como un regalo.
Abrazo desde el Sur,
Gaby.

Jordi Doce dijo...

Hay muchas otras versiones de este poema, algunas estupendas, como la muy reciente de Antonio Rivero, pero me apetecía compartir estos versos proverbial y hasta tópicamente otoñales, excepto para nuestros amigos del hemisferio sur (sí, Gabriela, allí es primavera, qué suerte). Gracias a todos por vuestra lectura. Abrazo, J12

azul dijo...

Pasé y "te" leí esta versión. Siempre sosegado, sereno, el ritmo, lento, deslizándose entre los otoñales versos. Salu2