domingo, octubre 17, 2010

fe en erratas

.
Ayer, mientras corregía pruebas, una errata optimista: Amanacer.
.

4 comentarios:

EMILIO CALVO DE MORA dijo...

Las palabras se inclinan siempre al optimismo. Y uno sin quererlo, al halar, al escribir, saca el lado lúdico, el lado alegre. Incluso sucede cuando oímos lo que los otros dicen: yo oigo a veces lo que quiero. Y me lo paso estupendamente. Formas sencillas de evitar el rigor de lo real. Mi hijo, durante una época, inventaba palabras: las escogía meticulosamente, las usaba con cierto oficio. Como era un juego y él era pequeño, abandonó el empeño. Yo le imité. Disfruté muchísimo. Mañana uso amanecer. Gracias por el préstamo, Jordi.

leo dijo...

Hola. Es un estupendo lapsus. El vaso medio lleno de todo lo bueno. Un saludín.

tOrMeNtA dijo...

Además, es una invitación a que ames la vida y a la vez a que cada día es una nueva oportunidad. Todos deberías tener fe en las erratas.

Alfredo J. Ramos dijo...

Esa errata, Jordi, es casi una hormiga blanca, o al menos su rastro: «Ama nacer cada amanecer». Feliz hallazgo.