domingo, octubre 14, 2012

trofeo


Elogios incrustados en su corazón como diamantes. No se atreve a quitarlos, por si la sangre sale a borbotones.

1 comentario:

Índigo dijo...

¡Y tanto!