miércoles, mayo 11, 2011

dionisio d. martínez / poema

.
stieglitz

(de la serie De qué hablan los hombres cuando las mujeres salen del cuarto)

El cuarto en sí. Las mujeres. La ausencia de mujeres
en el cuarto. Lo que la ausencia de mujeres
le hace a un cuarto. El sonido de todas esas mujeres levantándose

para irse; todas a la vez, igual que pájaros silvestres,
que el hambre. Cómo podría conquistarse el mundo
si tan sólo… Pero no se lo digas a las mujeres.

Lo que la ausencia de mujeres les hace a los hombres
con el tiempo. Miedos. Los hombres hablan de miedos, pesadillas,
mujeres que se van, el cuarto que se inflama con

la ausencia de mujeres. Las pesadillas saben
cómo entrar en el cuarto cuando las mujeres se van.
Cada sueño es la imagen fantasma de una mujer en el acto de irse.


<>


Conozco a Dionisio D. Martínez (Cuba, 1956) únicamente por los dos poemas suyos que se incluyen en la cuarta edición de The Norton Anthology of Poetry, publicada en 1996. Pero los dos son espléndidos, cada cual a su modo, y este en particular me llamó la atención por la referencia explícita que hace el título a la obra del gran fotógrafo americano Alfred Stieglitz. Un poema lacónico, reticente y al mismo tiempo permeado de emoción, de un dolor sordo y persistente. Un poema que puede parecer frío y sin embargo, a poco que uno se acerque a él, humea como una placa al rojo vivo.

Es curioso advertir cómo cada cual reacciona a sus circunstancias biográficas de distinto modo. Dionisio D. Martínez es sólo cuatro años más joven que otro gran poeta de origen cubano, Orlando González Esteva, y de hecho se estableció en Florida (y más en concreto, en Tampa) en 1972, cuando contaba dieciséis años y había realizado un largo periplo en el exilio que le llevó, entre otros sitios, al norte de España. Y sin embargo, mientras que Orlando, instalado en Miami en 1965, con doce años, se ha convertido en uno de los grandes poetas de nuestra lengua, un maestro de las formas que retoma la gran tradición geométrica del modernismo y le infunde calor humano y sabiduría oriental (sus haikus y sus versiones de Issa son memorables), Martínez parece haber optado por el inglés como lengua de creación y por una escritura de corte narrativo tocada por la elipsis y el pedrisco del silencio. Trayectorias divergentes y hasta opuestas que sin embargo conviven en el tiempo y en nuestra lectura. Por cierto, que en esas mujeres que se levantan «para irse», ausentes, parece haber algo de «las mujeres que van y vienen hablando de Miguel Ángel» del Prufrock de Eliot. Ecos, ecos, ecos… y en la red, al fondo, el pez vivo del poema.

El original, aquí.
.
..

3 comentarios:

Índigo dijo...

Intensos, el poema original y la traducción.

Alfredo J. Ramos dijo...

Un poema inquietante en el que brilla la verdad de alguna intuición no por masculina menos capaz de emocionarnos. Y esos ecos, que también nos pueden llevar, creo, a algún cuadro de Hopper, tal vez a algunos pasajes de Virginia Woolf.

Es excelente, como siempre, la traducción, hace que el poema llegue a ser poema en una lengua en el fondo muy distante, como quizás ponga de relieve esta "traducción automática" que da Google y que, como mera ilustración para calibrar el camino recorrido (y con tu permiso, Jordi), dejo aquí:


La habitación en sí. Las mujeres. La ausencia de las mujeres
en la sala. Lo que la ausencia de las mujeres no
a un cuarto. El sonido de todas las mujeres que se

y dejando, todos ellos a la vez, como salvajes
las aves o el hambre. ¿Cómo el mundo puede ser vencido
aunque sólo sea ... Pero no se lo digas a las mujeres.

Lo que la ausencia de las mujeres se hacen a los hombres
con el tiempo. Los temores. Los hombres hablan de sus miedos, mal
los sueños, las mujeres salir de la sala de inflamación con

la ausencia de mujeres. Malos sueños tienen una forma
de caminar en la habitación cuando las mujeres dejan.
Cada sueño es una imagen de una mujer que salía.

Ophir Alviárez dijo...

"Lo que la ausencia de mujeres le hace a los hombres..." Me gusta, me gusta la aparente simpleza de la voz al decir, así como si nada lo que va sintiendo cuando en la habitación ya vacía apenas se percibe un halo de lo que empieza a ser...

Lo disfruté,

Ophir