jueves, mayo 12, 2011

vagamundeando

.
La inteligencia brilla más sutilmente cuando es cómplice y trata de alumbrar, de acompañar, de hacer comprender. Así lo demuestra el escritor Jaime Priede en la reseña de Perros en la playa que ha publicado en el diario La Nueva España. «Vagamundeo», se titula, haciéndose eco de un neologismo que evoco en el libro. Pero también sus lecturas críticas son el vagabundeo de alguien que disfruta compartiendo afinidades, convergencias, y esta no es una excepción. Gracias, Jaime, viejo amigo.
.

1 comentario:

Índigo dijo...

Ser vagamundos anima e invita. Incita a leer gestos caninos y poéticos. ¿Quién dijo que eran éstos malos tiempos para la lírica?