sábado, febrero 14, 2009

+ hormigas


No ya la sensación de estar asistiendo desde fuera a la película de mi vida, sino de haberme equivocado una y otra vez de plató, de rodaje, de sala.

*

Habla como si quisiera apartar las cosas con su aliento.

*

Quizá me falte razón, pero me sobran razones.

*

Vio su rostro en un charco de sangre, y se arrojó a él.

*

¡Cómo relumbra su armadura al sol! Las cenizas del caballero se remueven orgullosas.

*
Busca formas de penitencia que no sean ostentosas.

*

Va de una palabra a otra por puertas y galerías secretas. Se desprende del poema como de una piel seca, una cáscara fósil.

3 comentarios:

Alberto M dijo...

Cómo molan las hormigas, Jordi.

Anónimo dijo...

Hola,

Mi hormiga favorita la segunda...inocente y telúrica al mismo tiempo.
K)

Jordi Doce dijo...

gracias, Alberto y K.
viva el hormigueo intelectual. abrazo, J12