miércoles, junio 17, 2009

donald hall / manzanas blancas


manzanas blancas


cuando mi padre llevaba muerto una semana
desperté
su voz en mis oídos
             me incorporé sobre la cama
y contuve el aliento
y me quedé mirando la puerta, cerrada y pálida

manzanas blancas y sabor a piedra

si llamara de nuevo
me pondría el abrigo y las botas de agua


Trad. J.D.


Creo que ya he mencionado alguna vez a Donald Hall (1928) a cuenta de la espléndida antología de poesía norteamericana que preparó para Penguin y que me atrajo, en primer lugar, por su hermosa y célebre portada, la bandera de Estados Unidos reinterpretada con mano entre irónica y elegíaca por Jasper Johns. Hall es conocido ahora, entre nosotros, por su matrimonio de 23 años con la poeta Jane Kenyon, de la que Pre-textos editó no hace mucho una selección muy atinada. Pero Hall es un gran poeta por derecho propio, desde sus inicios fuertemente simbolistas (como demuestra este breve poema) hasta las elegías narrativas y llenas de patetismo de sus últimos libros. Antólogo, profesor, ensayista, biógrafo, autor de libros para niños, Hall es un todoterreno, eso que suele llamarse, a falta de mejor nombre, un «hombre de letras». Fue Poeta Laureado durante el curso 2006-07, hasta que Charles Simic le sucedió (por alguna razón, Simic aparece una y otra vez en esta bitácora). Leí este poema en una antología comprada hace poco en la Feria del libro antiguo de Recoletos y lo traduje casi sobre la marcha. Mi única duda fue resolver el orden de los adjetivos en el verso sexto: «cerrada y pálida», por alguna razón, me pareció una expresión más adecuada que la inversa, aunque se admiten sugerencias.
   

12 comentarios:

elita dijo...

Desde que el primer libro Simic apareció en mi estantería, él no deja de aparecer una y otra vez entre mis obsesiones.

Leeré a Hall y por los versos que has colgado, tiene la pinta de que acompañará a Simic en esas apariciones.

Gracias.

Alfredo J. Ramos dijo...

Me parece que mejor la "pálida" esdrújula al final, para que pese menos. Hermoso poema.

Anónimo dijo...

por favor, explique porqué eligió cerrada y pálida, y no pálida y cerrada,
si la razón se puede explicar.
He leído en uncomentario que la razón puede ser que pálida es esdrujúla..
gracias
apuntados quedan simic y hall.

Jordi Doce dijo...

Hola, anónimo. Dos razones. Una de sentido: es más normal suponer este orden, en el que uno percibe que la puerta esta cerrada y luego especifica el color. Otra musical: "ce-rrá-dai-pá-li-da" tiene un ritmo más sereno y fácil de asumir que "pá-li-dai-ce-rrá-da", con tres sílabas átonas entre las dos tónicas que dificultan la lectura. Eso al menos me dice el oído.

Seguid buscando a Simic. Pero Hall es también un estupendo poeta.

Abrazo, J12

X dijo...

Para mí, "pálida" debería ir antes, ya que el orden de lo real en el poema está alterado por la irrupción de lo metafísico. Resulta más llamativo lo pálido que lo cerrado. Pero es sólo una apreciación personal. Saludos y felicitaciones por la gran calidad de este blog.

rubén m. dijo...

En mi opinión, suena mejor como lo ha hecho Jordi, la aliteración de la "p" en "puerta pálida", creo que distraería al lector con ese sonido tan llamativo.

Gran poema

Alfredo J. Ramos dijo...

Es norma métrica conocida que en las palabras esdrújulas situadas al final del verso se cuenta una sílaba menos (la fuerza del acento en el "vagón delantero" hace que el resto del "vehículo" circule más rápido). A eso me refería con lo del "menor peso" de la esdrújula (y creo que es lo mismo que a Jordi le "dice el oído"). Es verdad que en un poema de ritmo libre como es éste, no tiene mucho sentido el conteo estricto de sílabas, pero sigue operando de fondo cierta preeminencia de estructuras silábicas impares, como se observa, además de en el propio título, en versos como "su voz en mis oídos", "y contuve el aliento" o el endecasílabo: "manzanas blancas y sabor a piedra". Son acaso sutilezas (y sin duda discutibles), pero si la poesía, y quizás como principal diferencia frente a otros lenguajes, no es esto... ¿entonces qué?

Jorge Ordaz dijo...

No conozco mucho su poesía, sí la antología de la que hablas, excelente. Hall es también un gran narrador. Su libro de short stories The Ideal Bakery es maravilloso, de lo mejor que he leído en este género.
(Por cierto, gracias por haber sugerido mi blog para incorporarlo a los blogs culturales de El Comercio)

Jordi Doce dijo...

Acepto y entiendo todas las sugerencias, pero la otra opción sigue sin "sonarme"... Lo siento, manías de uno que tal vez acaban en error. Estoy con Alfredo, y me alegra mucho que Alfredo esté de acuerdo conmigo. Me tranquiliza.

Sí, Jorge, querido tocayo, Hall es un estupendo narrador y tiene, además, un bonito cuento infantil, escrito a partir de un poema suyo a mediados de los setenta. Ahora no recuerdo el título. Gracias por pasarte. Lo otro no hay que agradecerlo, hombre, era de cajón. Abrazo, J12

Cassioppeaboreal dijo...

Simic aparece una y otra vez en tu bitácora, y Luis Rogelio Nogueras, es el poeta que recurrentemente nombro en mis comentarios.
Cuando leí esta poesía, recordé esta otra del cubano:

ES LO MISMO DE SIEMPRE

Estamos todos sentados a la mesa:
papá se reía, yo chupo un mango,
mamá corta el pan con su vestido a cuadros.

Entonces ocurrió el milagro:
Gerardito apretó el disparador de su
Kodak 120.

Ahora papá está enfermo
pero siempre ríe, yo estoy en otra parte
pero chupo un mango interminable,
mamá se pasará la muerte cortando el pan
con su vestido a cuadros.

Nada de lo que comparto cada tanto aquí contigo, pretende -o mejor: merece- ser publicado.
Simplemente acerco un poco de poesía, en agradecimiento a lo que vos (si se me permite el argentinismo) generosamente nos das a quienes visitamos tu blog.
Gracias nuevamente. Qué bueno que el azar me hiciera ingresar en este sitio aquel día!
Pasá tu mejor fin de semana!
Gabriela.

Jordi Doce dijo...

Hola, casioppea, qué gusto verte por aquí. El poema de Luis Rogelio Nogueras es espléndido, mil gracias por compartirlo con nosotros. Creo haberlo leído antes, o al menos un poema con un sentido muy parecido: eso que fija la foto queda para siempre, esos actos o gestos o expresiones fugaces se vuelven definitivos, categóricos, o se repiten "para siempre", hasta siempre. Gracias por pasarte. Un abrazo a todos, j12

loqax dijo...

.

Buen poema, y buena traducción.
Me he permitido la licencia de copiarlo
para incluirlo en un blog de antología poética, poniendo
tu dirección al pie del poema, así como la
autoría de la traducción.

El expolio ha sido completo cuando he tomado
también el primer comentario.

Si encuentras
algún inconveniente o impedimento, házmelo saber,
por favor, en http://www.balconcillos.com/wp/

Gracias

loqax