lunes, junio 22, 2009

dúo

   
El bullicio del juego espanta al orgulloso.

*

Los latidos del corazón son nuestra primera forma de aplauso.
   

3 comentarios:

Susana dijo...

Cómo recuerdo los latidos, batiéndose a manos llenas... Y me doy cuenta de que sin la agudeza de tu observación, hubieran muerto sin darse cuenta.

Gracias por reivindicarlos, en su silencio agitado... Merecían aplaudir tu voz.

Jordi Doce dijo...

Gracias, Susana, eres muy generosa. Me alegra saberte por aquí. Abrazo, J12

ana dijo...

Los latidos del corazón son nuestra primera forma de aplauso.

es maravilloso y certero