jueves, junio 18, 2009

ira

   
He visto el crespón de rabia en el amigo bondadoso, el rapto violento y hasta vengativo en sus palabras, y me he alegrado por él.

*

Una sabiduría que ha aprendido demasiado tarde: el placer del desprecio, la voluptuosidad del insulto para sus adentros, de la condena desdeñosa a ése que ya lo está sospechando de todos modos.

*

El alivio, casi la alegría, de conocer y enumerar los lugares donde no quieren nada de él. Todo se simplifica enormemente.