martes, enero 06, 2009

un poema de charles simic


Descripción de algo perdido

Nunca tuvo nombre,
y tampoco recuerdo cómo lo encontré.
Lo llevaba en mi bolsillo
como un botón perdido,
aunque no era un botón.

Películas de vampiros,
cafeterías abiertas toda la noche,
bares oscuros
y salas de billar
en calles aceitadas por la lluvia.

Llevaba una existencia tranquila y anodina,
igual que una sombra en un sueño,
un ángel en un alfiler,
y entonces lo perdí.
Los años transcurrieron con su hilera

de estaciones sin nombre,
hasta que alguien me dijo, «Es ésta»,
y, estúpido de mí,
me bajé en un andén desierto
sin ninguna ciudad a la vista.


Trad. J.D.
.
A veces me parece que todos los poemas de Charles Simic (1938) son, en realidad, el mismo poema, la celebración de un mundo nocturno y desastrado, una fantasmagoría cruzada de claves pictóricas y cinematográficas y de un omnipresente humor negro que en ocasiones deriva en ironía o sarcasmo. Con el tiempo, lo narrativo ha ido cobrando preeminencia, pero siempre dentro de una estructura trunca en la que algo irradia misterio desde una ausencia que nadie (y mucho menos el poeta) logra explicarse.

12 comentarios:

AnadelasTejasrojas dijo...

¡Misterioso
como acertijo!

Quizás nuestro amigo llevaba en el bolsillo 'su camino', y pensó que lo perdió.

Pero el camino
nunca se pierde,
nos sorprende.

Porque el camino
somos
nosotros mismos.

Un saludo.

Sergio dijo...

No sé si he dejado alguna vez un comentario por aquí, pues llego siguiendo tu blog desde hace tiempo. Si no fue así, pues aquí lo dejo sin poder resistirme: me ha encantado este poema, qué lujo de traducción...y de pequeño epílogo. Muchas gracias porque estoy descubriendo aquí autores que nunca había leído.

Saludos.

Óscar Santos Payán dijo...

Me ha gustado mucho. Desde el infierno sostenido un abrazo

Cassioppeaboreal dijo...

No sé bien por qué, pero el poema me ha hecho recordar, de inmediato, a "El Aleph", de Jorge Luis Borges.
Gracias por su traducción!
Gabriela.

Jordi Doce dijo...

Y yo que pensaba que andabais todos abriendo regalos!! me alegra mucho que os haya gustado. Abrazo grande, y ojalá que los reyes hayan sido generosos con todos. J12

Cassioppeaboreal dijo...

Impactada por el poema de Simic, lo reenvié a un amigo (citando escrupulosamente autor y traductor, por supuesto) que vive en Estados Unidos, quien al leerla dijo, como lo hice yo ayer, que le recordaba a Borges, sólo que el no mencionó El Aleph, sino otro de sus cuentos, El Disco.
Si puedes, léelo. Hay varias páginas en la red en la que puede encontrárselo, y definitivamente verás el idéntico espíritu que campea en ambos.
Gracias.
g.

Abdul Alhazred dijo...

Pues la referencia que ha saltado automáticamente en mi cabeza ha sido "The Man-Moth", de Elizabeth Bishop. Ambos comparten esa nocturnidad y marginalidad del personaje, casi gótica.
Un abrazo.

Jordi Doce dijo...

Buscaré ambos textos, "El Disco" y "The Man-Moth", para leerlos y compararlos. El de Bishop lo leí hace años pero no es el que más recuerdo de los suyos. Gracias por las pistas, y qué bien que el poema de Simic haya despertado tantas adherencias. Un abrazo.

M.Raviela dijo...

Sólo una pregunta - ya que he visto que ha hecho traducciones: ¿ha traducido poemas de Russell Edson? Sucede que no he logrado encontrar traducción de un poema en particular, "The Floor".
Saludos.

(and by the way, we should all try to go inside a stone... el mundo que crea Simic con sus poemas es simplemente genial)

Jordi Doce dijo...

Muchas gracias, Raviela... Conozco la poesía de Edson pero no he traducido ningún poema. Una lástima. Buscaré ese poema, "The Floor". Saludos.

JARDÍN DE ESTATUAS SIN OJOS dijo...

Magnífico poema y magnífica traducción. No hay nada como perderlo todo: estaciones, ciudades, calles,...Perder incluso lo que no se ha tenido y, finalmente, perderse en el vacío.
Muchas gracias.

Claudia Hernández dijo...

Qué maravilla, se me han puesto los pelos de punta, una gozada.