viernes, enero 23, 2009

john burnside, «dos poemas»


SEÑAL DE STOP, CERCA DE HORSLEY

Humo en el bosque
igual que un personaje de película muda
que caminara junto a los raíles.

Una forma que reconozco; no es humo, o no es sólo el humo,
y tampoco es la nieve sobre los avellanos
o las huellas de un zorro entre el andén y los árboles,

sino el invierno, ni amigo
ni extraño, como la niña que a veces vislumbro

al alba, cerca de la barrera, con un vestido
de bayas y aguanieve, viendo pasar el tren.

*

PERDIDO

El bosque donde desaparecía
durante horas, aquellas tardes de domingo:

extraviado a conciencia, rastreando la hierba
en busca de la ágil comadreja,

detenido sobre mis pasos como quien se detiene
a percibir un eco. Perdido en el frescor

del verano, cruzando la frontera
donde la luz del sol se enredaba entre ortigas,

quería a la asesina
de colmillos rosados, la experta

improvisada, la memoria tribal de quien
se cuela en los corrales de la mente

y se planta con algo de mi propia
furia resplandeciente en la locura de las condenadas.


Trad. J.D.

1 comentario:

Alber dijo...

El segundo me gusta más, pero, humm, no acabo de verlos...