domingo, septiembre 27, 2009

en el parque 9

Recuperar de nuevo esa terquedad, el no querer marcharse de los niños mientras la noche avanza. Insistir en el juego, las carreras a ciegas sobre el tablero en sombra de la hierba. Fidelidad, qué alientas. Árboles empastados, el silencio que poco a poco va cayendo igual que una campana de cristal. Brillos de bicicletas, el ascua de un cigarro en los dedos del padre, un barrunto de frío en la verja impasible. Que no haya más verdad que este momento. Que bajo el mismo cielo farolas mortecinas nos cuiden de regreso a casa: voces, hoyuelos negros, la tierra y su calor de terciopelo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo he sentido.

Anónimo dijo...

Un hermoso, intenso apunte, sí señor.

Olga B. dijo...

Me encanta esta serie.

Jordi Doce dijo...

Gracias a todos, muy amables sois, sí. Saludos, j12