lunes, septiembre 07, 2009

sylvia plath / filo

.

Dos de los primeros libros de poemas en inglés que compré fueron los Selected Poems de Seamus Heaney y los Collected Poems de Sylvia Plath, los dos con las viejas cubiertas de Faber & Faber que creaban un curioso fondo miniado a partir de la reiteración de dos ff minúsculas. Fue en un Waterstone’s de Lower O’Connell Street, en Dublín, creo que en el verano de 1988. A Heaney no le conocía, pero su libro, recién editado, ocupaba todo un escaparate de la librería. De Sylvia Plath sólo tenía oscuras referencias, pero abrí el libro por el final, por los poemas de Ariel, y quedé sobrecogido. Como tantos y tantos lectores antes que yo, por lo demás. Aquellos dos gruesos volúmenes se pasearon en mi mochila por toda Irlanda, no hubo lugar que visitara aquel verano que no esté ligado a su lectura.

Este «Filo» [«Edge»] es tal vez, exceptuando «Daddy» y «Lady Lazarus», el poema más famoso de Sylvia Plath. Lo escribió días antes de morir, y en este caso el acento melodramático no me parece descaminado: se trata realmente de un ensayo general, una recreación visual de su propia muerte. Y saberlo forma parte inextricable, para bien o para mal, de nuestra experiencia lectora. Por lo demás, es un poema escrito con un dominio absoluto de la forma, del lenguaje, de la composición; todo fluye con una limpieza y una precisión absolutas.

Este poema, como otros de su autora y algunos (muy escogidos) de Ted Hughes y Seamus Heaney, fue de los primeros que me atreví a traducir, allá por el 89. Atrevimiento es la palabra justa en este caso. Es como si hubiera necesitado conjurar su energía psíquica y simbólica centrándome únicamente en su textura verbal, su juego de asonancias y encabalgamientos. La traducción, así, convertida en una forma de autodefensa. La ofrezco ahora como homenaje al inmenso trabajo de Xoán Abeleira, el traductor de la poesía completa de Sylvia Plath en España (en la editorial Bartleby), una de esas personas a cuyo entusiasmo, perseverancia y buen hacer debemos versiones memorables no sólo de la obra de Sylvia Plath, sino también de la poesía de Rimbaud o Apollinaire.


Filo

La mujer ha alcanzado la perfección.
Su cuerpo

muerto muestra la sonrisa de la realización;
la imagen de una necesidad griega

fluye por los pliegues de su toga,
sus pies

desnudos parecen estar diciendo:
hasta aquí hemos llegado, se acabó.

Los niños, muertos y ovillados como blancas serpientes,
uno junto a cada pequeña

jarra de leche ya vacía.
Ella los ha plegado

de nuevo hacia su cuerpo como pétalos
de una rosa cerrada cuando el jardín

se aquieta y los aromas sangran
de las dulces y profundas gargantas de la flor de la noche.

La luna no tiene de qué entristecerse,
mirando fijamente desde su capucha de hueso.

Está acostumbrada a este tipo de cosas.
Sus negros crujen y se arrastran.
.

11 comentarios:

Sonia Aldama dijo...

Sólo puedo decir: GRACIAS.
Saludos,
Sonia

ana dijo...

Me encanta este poema.
Muchas gracias.

Jordi Doce dijo...

Gracias a las dos por vuestra lectura, de verdad. Abrazos J12

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho, parece escrito en español, fantásticos los versos cortos, estremecedores. Pero reconozco que no pillo bien el final, eso de los negros... es algo simbólico sin más, me parece flojo respecto al resto. Aunque lo de la luna y la cruel indiferencia que produce sí me parece interesante. Gracias por la traducción,
Alberto

Anónimo dijo...

Jordi, muchas gracias (desde Medellín- Colombia)por traerme a Sylvia Plath esta mañana de lluvia. Es una de mis poetas favoritas. Y de paso, quiero agradecerte la magnífica traducción que has hecho para el sello editorial Pre-Textos de los poemas de Paul Auster. "Desapariciones" en tu traducción, es un libro que recomiendo ampliamente...

Jordi Doce dijo...

Mil gracias, mis dos recatados anónimos. Seguiré colgando algún poema más de Plath en el futuro, si a Abeleira no le importa. Hay una larga historia de fascinación lectora a la que quiero ser fiel. Que alguien lea esta bitácora desde Medellín no hace sino reafirmarme en la belleza, literalmente, de este medio.

Ay, Paul Auster... De todo hace ya quince años. Abrazo grande, J12

Dona dijo...

Recién ahora conozco a Sylvia Plath. He leído su poesía "Filo". Me parece tan despojada como la muerte misma; con la idea tan fija en su propia desaparición. Es frecuente que el suicida presente la escena una y otra vez, hasta atreverse. Sólo que aquí no es la persona común, sino la poeta que sufre y planta su desgarro
como asiéndose al último suspiro de un final trágico.-

Anónimo dijo...

la mayoria de escritoras se termina matando, como virgine woolf, aneet, pirarnik . . . me he preguntado q las lleva a esto, y tmbn me he preguntado q es lo q nos notiva vivir, el repira, se ejecuta y es q no lo controlamos (silvia tomo patillas para su largo sueño dejo dos vaso de leche para cada uno de sus niños) y me pregunto tmbn si mi mundo cuelga de un bigote de gato como el de ella
si desea hablar conmigo le dejo mi correo ana_coretas@hotmail.com

Xoán Abeleira dijo...

Grazas, benquerido amigo, polas túas palabras e, mormente, polo teu espléndido labor como poeta e tradutor -Plath e Hughes incluídos, esas dúas paixóns que compartimos. E GRAZAS, abofé, pola túa amizade!

Xoán Abeleira dijo...

Grazas, benquerido Jordi, polas túas agarimosas palabras e, mormente, polo teu espléndido labor coma poeta/tradutor -Plath e Hughes incluídos, esas dúas paixóns que compartimos. E GRAZAS pola túa amizade. Vémonos!

Walter Espiñeira dijo...

En otras traducciones en lugar de negros dicen lutos