miércoles, diciembre 17, 2008

en el parque 5


Hay hielo en los estanques
y un sol escuálido
me guarda las espaldas.

Desciendo al frío.
Las sombras de los chopos
van conmigo.

4 comentarios:

marisa dijo...

¿Qué podemos decir cuando algo es tan bello?
Gracias por tu poesía y por recibirme siempre con tanta generosidad. Ha sido un placer conocer tu bitácora. Te deseo lo mejor en estas fechas y que la poesía esté contigo. Un afectuoso saludo que rompa los hielos, las sombras y el frío.

Jordi Doce dijo...

Mil gracias, Marisa, aunque no es más que un apunte volandero, unas notas garabateadas en el cuaderno al llegar al trabajo. Mis mejores deseos también para estas fechas. Que el 2009 nos sea muy favorable...

Jesús Bernal dijo...

Hola, Jordi. Al hilo te pongo unos versos míos:

"Se desplomaba lenta, silenciosa,/
la nieve sobre el bosque./

Calcinaba los tallos y las frutas./

Las aves no volaban/
porque el aire era duro como el vidrio./

En el arroyo helado estaban quietas/
las hojas de los chopos/
como insectos en ámbar."

Un saludo.

Jordi Doce dijo...

Gracias, Jesús, por tu hermoso poema. Los primeros versos y el final son espléndidos; bueno, todo él. Eso sí que es un poema, lo mío, como le dije a Marisa, es un simple apunte. Estupendo el juego de ecos, la afinidad. Abrazo.